Negocios

EXCLUSIVA: Valero importará más combustibles a México pese a plan nacionalista de AMLO

Bloomberg Línea conversó con Carlos García, CEO de la empresa en México, sobre la estrategia de expansión de la segunda empresa privada de refinación en EE.UU. en el mercado mexicano de petrolíferos.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Ciudad de México — Valero, la segunda empresa más grande de refinación petrolera en Estados Unidos, considera que habrá más espacio para importar combustible a México, incluso con la política de autosuficiencia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En entrevista exclusiva con Bloomberg Línea, el CEO para México de la compañía energética, Carlos García, revela que actualmente Valero comercializa 70.000 barriles de diésel y gasolina diarios en el país, un aumento de 75% desde febrero de 2021.

La compañía está consciente de los esfuerzos del gobierno y la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) para producir más combustibles mediante la rehabilitación de sus seis refinerías, la construcción de una nueva en Tabasco y la reciente compra de la refinería Deer Park en Texas, pero estima que en el largo plazo continuará la necesidad de petrolíferos importados para el mercado mexicano.

“Seguramente podría a llegar a incrementar su producción nacional de combustibles, pero sentimos que va a existir un porcentaje de la demanda que va a ser suministrado por producto de importación y ese es el segmento donde queremos competir, ser el más eficiente y el más confiable en la importación”, declara el directivo.

La última proyección de petrolíferos disponible del gobierno mexicano, que contempla la refinería de Dos Bocas, estima que la importación represente 35% de la demanda total de gasolina en el país hacia 2024, y 34% hacia 2032.

Para ganar parte del mercado mexicano, el gigante estadounidense contrató capacidad de almacenamiento en seis terminales privadas de las empresas IEnova, Grupo México, NuStar y OTM que le darán a Valero un espacio para 5.8 millones de barriles de combustibles.

García declina compartir una meta para 2021 y 2022, porque algunas terminales se encuentran en trámite de permisos, por lo que los niveles de comercialización se mantendrán en un nivel similar al actual, pero espera un “crecimiento importante” frente a los niveles que hoy maneja la empresa en México hacia 2023.

El CEO en México recuerda que hubo complicaciones con permisos para almacenamiento con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que tenían contemplados para 2020, pero tuvieron que esperar hasta que abrieran las oficinas luego de la pandemia de Covid-19 que golpeó a la industria petrolera el año pasado.

“Francamente, causó demoras en la puesta en operación de la terminal de Veracruz y la del Valle de México. Por medidas de salud y sana distancia, IEnova tuvo que hacer adecuaciones a sus programas de construcción”, dice.

Ver más: Luz verde a 24 firmas colombianas para que vendan sus productos lácteos en México

El directivo también detalla que han tenido complicaciones con la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) en materia de aclaraciones con trámites (MIA, SASISOPA), pero dentro de los plazos establecidos.

“Son temas muy naturales de aclaraciones. Hasta ahora no hemos detectado problemas con los trámites”.

La firma cuenta con 86 gasolineras bajo su franquicia en 10 entidades del país y 86 más sobre contrato y procesos de conversión o permisos.

“Conforme vayamos integrando nuevos puntos de venta y los clientes van entendiendo la oferta de valor, nos va a permitr seguir creciendo”, comenta.

Ver más: México FX: peso se fortalece, pero baja liquidez limita avances

Nuevas reglas

Valero ha tenido que adaptarse a los cambios del gobierno de López Obrador, como la disminución de inventarios de 11 a cinco días, a pesar de los compromisos hechos con empresas para poder cumplir la exigencia.

“Somos muy respetuosos de las autoridades competentes para establecer las reglas del juego de un país. En todos los que operamos y comercializamos nos tenemos que adaptar”

El gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Energía (Sener) y la Comisión Reguladora de Energía, ha hecho todo lo posible por fortalecer a Pemex mediante el endurecimiento de sus políticas para la importación de combustible, mientras desató a Pemex para vender grandes volúmenes de combustible de forma discrecional.

Tampoco le sorprendió la desregulación de las ventas mayoristas de Pemex en diciembre de 2019.

“Nosotros sabíamos y estábamos muy conscientes desde que se implementaron esos acuerdos de regulaciones asimétricas. Se entendía que iban a tener un fin, no se implementaron con un objetivo de mantenerlas así por siempre”, comentó.

Tras identificar que 80% de los permisos de importación y exportación no eran utilizados por sus titulares, la dependencia que encabeza Rocío Nahle García terminó, revocó o caducó 95% de los permisos. Hoy solo están vigentes alrededor de 88.

El directivo confía en una red de logística que está armando mediante una estrategia de almacenamiento para ser competitivos e incluso contribuir a la seguridad energética de México.

“Estar ahí con el producto cuando el cliente lo requiere a precios competitivos, ese enfoque no ha cambiado”, declara.

Al preguntarle por el estado actual del mercado mexicano, García responde que no está maduro si se compara con uno real como el de Estados Unidos, Canadá o los europeos, pero hacia allá se dirige.

Hasta julio, Pemex importó 389.700 barriles diarios de gasolina, mientras que las empresas privadas introdujeron 202.000 barriles. La competencia es aún más apretada en el segmento de diésel: Pemex importó 119.200 barriles diarios y los jugadores privados 109.500 unidades.

“Hay competencia de mercado con las empresas presentes, cada una con una oferta diferente y bueno, ahí vamos, se está profesionalizando el mercado”.

Estrategia verde

El directivo de la empresa refinadora también habló sobre la importancia de combustibles más limpios y su política sobre objetivos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés).

Valero participa en proyectos de energía limpia para llevar electricidad a sus refinerías -tienen una central de energía eólica- donde 22% de su consumo energético proviene de fuentes renovables.

Citó que Valero es el segundo productor mundial de etanol, un oxigenante de origen vegetal para gasolina, y de diésel renovable a partir de grasas animales y aceite de cocina.

La empresa espera producir 690 millones de galones este año de diésel renovable y aumentar la producción a 1.2 millones de galones hacia la segunda mitad de 2023..

Sobre el envío de este petrolífero a México dijo que la regulación (NOM-016-CRE-2016) no permite su uso, pero si hay cambio en la norma suficiente abasto, “estaríamos viendo esa posibilidad”.

Con sede en San Antonio Texas, Valero opera 15 refinerías con una capacidad aproximada de 3.1 millones de barriles diarios, 13 plantas de etanol donde produce 1,730 millones de galones anuales.

Le puede interesar:


Arturo  Solís

Arturo Solís

Soy periodista mexicano con más de 7 años de experiencia, especializado en energía y negocios. Trabajé como reportero y coeditor para Forbes México. Estudié Comunicación y Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).