Green

Los bancos advierten que no están preparados para la histórica prueba climática del BCE

El Banco Central Europeo ya ha expresado su preocupación de que los proveedores de fondos no parecen estar preparados para las disrupciones climáticas que se avecinan.

Desastre ecológico por lluvias en Alemania
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Un momento histórico para los reguladores europeos corre el riesgo de terminar como un fracaso, ya que los bancos advierten que no tendrán a tiempo los datos de los clientes que necesitan para las pruebas de resistencia relacionadas a asuntos climáticos el próximo año, según una encuesta de la industria realizada por Bloomberg.

El Banco Central Europeo ya ha expresado su preocupación de que los proveedores de fondos no parecen estar preparados para las disrupciones que se avecinan a medida que el clima extremo se hace más frecuente y las emisiones de carbono se vuelven cada vez más costosas. Entre bastidores, el BCE está aumentando la presión sobre el sector financiero para que se adapte, según personas familiarizadas con el proceso. Es mucho lo que está en juego, y los bancos que se queden atrás se arriesgan a tener requisitos de capital más onerosos, dejando menos para los accionistas.

Una encuesta realizada entre 20 grandes bancos europeos muestra que hay un acuerdo casi universal en que el sector tiene pocas probabilidades de estar preparado para 2022, en gran parte porque gran parte de los datos de los clientes necesarios para realizar las pruebas no estarán disponibles hasta un año después. Por este motivo, los bancos están presionando para que los resultados no se hagan públicos.

Es la última señal de que el sector financiero se esfuerza por adaptarse al ambicioso objetivo europeo de alejar el capital de los contaminadores, ya que los científicos advierten que se está agotando el tiempo para salvar al planeta de una catástrofe climática. En el caso de los gestores de activos, el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles pretende evitar el greenwashing. Para los bancos, el coeficiente de activos verdes y las pruebas de estrés climático son herramientas diseñadas para garantizar que el sector pueda seguir siendo solvente durante la transición.

Jo Lock, instructora financiera de Fitch Ratings en Londres, dice que está recibiendo muchas llamadas de bancos que piden ayuda para cumplir con las reglas para manejar los riesgos ambientales, sociales y de gobierno (ESG).

“Los bancos están siendo presionados por sus reguladores en cuanto a lo que tienen que hacer, lo que tienen que mostrar, cuál es su plan”, dijo en una entrevista. “Nadie está del todo seguro de por dónde empezar, en realidad”.

Mientras tanto, Fitch dice que la industria debería prepararse para la probabilidad de que haya requisitos de capital adicionales vinculados al riesgo climático. “Es posible que veamos que las cosas comienzan con algún tipo de complemento o amortiguación o simplemente más como un cargo nominal al capital”, dijo Lock.

Es probable que esto se transmita a los accionistas y a los clientes. Es posible que los bancos tengan que recortar los dividendos e imponer comisiones más elevadas a los prestatarios cuyo riesgo climático provoque requisitos de capital adicionales. Los costos de financiación de los bancos también podrían aumentar.

Catharina Belfrage Sahlstrand, directora de sostenibilidad de Svenska Handelsbanken AB, dice que los inversionistas “examinarán minuciosamente la divulgación de los bancos en busca de niveles de riesgo elevados”. Si no les gusta lo que ven, probablemente subirá el costo de la emisión de deuda y acciones, dijo.

Investigan a DWS

El BCE ha dejado claro que está descontento con el progreso de la industria hasta la fecha. La presidenta Christine Lagarde dijo en julio que una “mayoría sustancial” de los bancos supervisados por la unidad de supervisión del BCE “no están cumpliendo” las expectativas. Y según una encuesta del BCE, los propios bancos han admitido que el 90% de sus informes climáticos no cumplen o solo cumplen parcialmente las expectativas del supervisor.

El sector financiero se enfrenta a un panorama normativo cada vez más sólido en el que se está agotando la paciencia para las demoras. El cambio de actitud se puso de manifiesto el mes pasado, cuando se supo que la rama de gestión de activos de Deutsche Bank AG, DWS Group, es objeto de investigaciones en Estados Unidos y Alemania por publicar supuestamente afirmaciones infladas sobre sus compromisos en materia de ESG.

Las investigaciones sobre DWS, que dice que no hizo nada malo, han repercutido en toda la industria de gestión de inversiones de Europa, ya que las empresas revisan nerviosamente el material de ESG que han publicado para asegurarse de que no son vulnerables a riesgos legales similares.

Ver más: Reguladores intensifican el escrutinio ESG por la explosión del “greenwashing”

Para los bancos, lo que está en juego puede ser incluso mayor, ya que las empresas en Europa tienden a depender más de sus prestatarios que de los mercados de capitales para obtener financiación. El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, que establece reglas globales, advirtió sobre el potencial de “costos y pérdidas significativas” para los prestatarios a medida que los reguladores imponen nuevas reglas, se desarrollan tecnologías y la consideración sobre los contaminadores se deteriora. El mes pasado, el BCE les dijo a los bancos que aceleraran el ritmo al que reflejan los riesgos climáticos y ambientales en sus negocios, después de observar una lentitud " alarmante " en toda la industria.

La Autoridad Bancaria Europea, que establece requisitos regulatorios, ha publicado pautas para los grandes bancos sobre cómo divulgar los riesgos ESG a partir de junio de 2022 y sobre cómo las autoridades nacionales deben abordar las necesidades de solvencia de los bancos individuales. Es probable que los resultados de las pruebas de resistencia sirvan de base a esas revisiones.

Los inversionistas ya están tomando nota, ya que los costos potenciales para los bancos cuyos libros revelan niveles inaceptables de intensidad de carbono podrían cambiar las reglas del juego. La mayoría de los bancos encuestados por Bloomberg quieren que los reguladores introduzcan los requisitos de forma gradual, citando no sólo los problemas con los datos del cliente, sino también la necesidad de coordinar con las regulaciones fuera de la Unión Europea.

Mark Naur, analista de crédito de Danske Bank, anticipa que “pasará bastante tiempo” hasta que los bancos tengan un sistema que refleje los riesgos ESG. Los proveedores de fondos aún no tienen una “visión clara de las características ESG” de sus libros, y mucho menos la capacidad de traducirlas en riesgo crediticio. Ahí, dijo, “es donde creo que está la tarea realmente desalentadora”.

Un informe de la Comisión Europea publicado a fines del mes pasado mostró que la integración ESG entre los bancos se encuentra solo “en una etapa temprana”. También descubrió que la “falta de datos adecuados y estándares comunes siguen siendo desafíos clave que deben superarse para impulsar la integración de ESG”.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS) dijo en julio que es probable que los reguladores reconozcan que la primera ronda de pruebas de estrés climático, debido a su “naturaleza preliminar”, no será suficiente para justificar un aumento inmediato de los requisitos de capital. Pero los bancos deberían esperar una revisión regulatoria de sus modelos comerciales y la gestión diaria de riesgos a través de la lente del cambio climático, dijo BIS.

Según Johanna Fager Wettergren, subdirectora ejecutiva de la Autoridad de Supervisión Financiera de Suecia, se trata de un nuevo paradigma para el sector.

“Los retos no son exclusivos de los bancos, pero la supervisión de los riesgos ESG es, en algunos aspectos, un área relativamente nueva para las instituciones financieras, con un marco normativo en rápido desarrollo”, dijo Wettergren.