Economía

Fitch es menos optimista y espera que la economía mundial crezca 6,0%

La calificadora bajó su pronóstico de crecimiento desde el informe que se publicó en junio, cuando proyectó un alza de 6,3%.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Los cuellos de botella en la oferta de bienes duraderos harán más lento el crecimiento económico mundial, advirtió la calificadora Fitch Ratings en su informe de perspectivas económicas publicado este jueves. El documento habla de “un auge sin precedentes” en la demanda de este tipo de bienes, que ante los obstáculos están frenando el ritmo de expansión de la producción y generando presiones en la inflación.

El precio de las exportaciones mundiales de mercancías aumentó 17% hasta junio, en parte por el alza en los costos del transporte marítimo mundial que han subido 250%, apuntó el informe citando al índice Harper Petersen, que refleja la evolución mundial de los precios en el mercado de buques portacontenedores.

“Estas presiones deberían ceder de forma significativa en 2022 a medida que el crecimiento de la demanda se modere y la oferta responda”, dijo Brian Coulton, economista jefe de Fitch Ratings. La proyección de crecimiento para este año ahora es de 6%, menor al 6,3% que calculó en junio.

El mismo tono utilizó la calificadora para la estimación de Estados Unidos, economía que ahora espera que crezca 6,2% este año, a diferencia del 6,8% pronosticado meses atrás. El informe advierte, además, sobre el aumento en los precios, debido al crecimiento de la demanda.

Ver más: Retos regionales aumentan el riesgo crediticio para empresas de Latinoamérica

Fitch recordó que la inflación general ha subido por encima de 5% durante cuatro meses consecutivos mientras que la inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios de los alimentos y la energía, ha estado arriba de 4% en los últimos tres meses. El documento agrega que estas son las tasas de inflación subyacente más altas desde principios de los años 90.

A la economía china también le bajó su pronóstico de crecimiento a 8,1%, desde el 8,4% previo, debido a la caída en la demanda interna, ocasionada especialmente por el sector inmobiliario y por las restricciones que se impusieron para atajar nuevos brotes del Covid-19. “Siempre se esperó que China se ralentizara tras su impresionante recuperación de la pandemia, pero los últimos datos han sido más débiles de lo esperado. (...) La construcción de viviendas está cayendo y las presiones financieras están pesando sobre la inversión inmobiliaria”, dice el documento.

Este comportamiento también podría afectar a los mercados emergentes: por un lado, el impacto en el sector inmobiliario puede ralentizar la demanda mundial de productos básicos y, por otro, puede golpear el intercambio comercial con el gigante asiático.

Fitch destacó que el repunte económico de los mercados emergentes refleja una respuesta de política macroeconómica más débil a comparación de las economías desarrolladas, al igual que el lento despliegue de los planes de vacunación. Además, el cambio de la política monetaria en los bancos centrales, como respuesta al crecimiento de la inflación, podría afectar al crecimiento en 2022.

México va al alza y Brasil se mantiene

Un mayor crecimiento de lo esperado en México durante el segundo trimestre llevó a Fitch Ratings a elevar el pronóstico para este año a 5,9%, del 5,3% previo. Para el próximo año, las apuestas son que el PIB crezca 2,8%. Sin embargo, pese a este optimismo, el informe dice que son “prudentes” a corto plazo con el comportamiento de la economía mexicana ante el alza en los casos de Covid-19 y su impacto en actividades comerciales y de ocio.

Ver más: Fitch calificará a países y entidades con criterios ambientales y sociales

El documento calcula que las tasas de interés podrían llegar a 5% a finales de este año, luego de que el Banco de México las subiera a 4% como una medida para controlar la inflación.

“La industria está proporcionando un apoyo limitado al crecimiento en la actualidad, con una debilidad generalizada en todos los sectores, incluida la interrupción de la producción de automóviles debido a la escasez de semiconductores”, añadió el informe.

Sobre Brasil, la otra economía latinoamericana a la que se refiere el estudio, mantuvo sus pronósticos de crecimiento en 5% para este año y de 2% para el próximo año, una desaceleración explicada principalmente por el endurecimiento de la política monetaria y la incertidumbre que generarán las elecciones.

“Unas elecciones potencialmente polarizadoras podrían frenar el apetito de inversión y endurecer las condiciones financieras”, dijo Fitch.

El informe alertó sobre el crecimiento de la inflación, por medidas como la creación de un recargo en las tarifas eléctricas, la subida en los precios de las materias primas y en los alimentos.

Carlos  Rodríguez Salcedo

Carlos Rodríguez Salcedo

Periodista colombiano, especializado en economía. Fui periodista y editor del diario La República, con experiencia en temas macroeconómicos, empresariales y financieros. Además, pasé por la agencia de noticias Colprensa.