Salud

Vacuna de Moderna mantiene protección de hospitalización; la de Pfizer disminuye

El tiempo entre las dosis podría ser un factor, según un estudio.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La vacuna contra el Covid-19 de Pfizer Inc. disminuyó su protección contra la hospitalización después de cuatro meses, mientras que la de Moderna Inc. se mantuvo estable, encontraron investigadores estadounidenses en un análisis de datos de 21 hospitales de EE.UU. en 18 estados.

Dos dosis de cualquiera de las vacunas proporcionaron más protección contra la hospitalización que la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson, según el estudio, aunque la ventaja de Pfizer sobre J&J se redujo con el tiempo, según el estudio publicado el viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) con colaboradores de todo el país. Las tres vacunas ofrecían una protección sustancial al cabo de cuatro meses: la de Moderna tenía una eficacia del 92% contra la hospitalización para entonces, mientras que la de Pfizer era del 77% y la de J&J del 68%.

Los datos publicados el viernes, podrían influir en el debate sobre si los estadounidenses deben o no recibir una tercera dosis de refuerzo como protección ante el virus. Se espera que los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) voten este viernes sobre si recomendar una vacuna refuerzo, en tanto que la mayoría han tenido que depender de datos proporcionados por Israel y Reino Unido sobre si la protección de las vacunas disminuye con el tiempo.

Ver más: Una vacuna produce más anticuerpos que otra. ¿Importa?

Actualmente, EE.UU. se enfrenta a un aumento de casos Covid-19 impulsado por delta, una variante más infecciosa del virus, particularmente entre personas no vacunadas del país, sin embargo, las infecciones entre las personas vacunadas se han vuelto cada vez más comunes.

El estudio de los CDC examinó a 3.689 adultos no inmunodeprimidos entre marzo y agosto.

Los investigadores notaron que las diferencias en la efectividad entre las vacunas de Moderna y Pfizer, que utilizan un mecanismo llamado ARN mensajero, podrían deberse a diferencias en los intervalos entre ambas dosis. La segunda dosis de la vacuna Pfizer generalmente se administra después de tres semanas, mientras que los pacientes de Moderna esperan cuatro. Los investigadores también señalaron varias limitaciones del estudio, incluido el hecho de que solo un número relativamente pequeño de pacientes había recibido la vacuna J&J en comparación con a los que se les habían aplicado vacunas de ARNm.

Estudios anteriores han encontrado que la vacuna de Moderna parece generar más anticuerpos que la de Pfizer, aunque no está claro si los anticuerpos son el componente más importante de la inmunidad a largo plazo.