Viajes

La forma incorrecta de ir de safari, según un fotógrafo de vida silvestre

Drew Doggett ofrece tips de viajes para tener las mejores vistas y no sufrir percances de último minuto.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — En Bloomberg Pursuits nos encanta viajar. Y cuando podamos hacerlo de nuevo, queremos asegurarnos de que lo hacemos bien. Por eso hablamos con trotamundos de todos nuestros campos de lujo (comida, vino, moda, autos, bienes raíces, para conocer sus trucos para viajes de alta gama, sus consejos para ahorrar tiempo y sus experiencias fuera de lo común. Estos son los Travel Hackers Distinguidos.

Ex fotógrafo de moda de Nueva York, quien trabajó con figuras como Annie Leibowitz y Mark Seliger, Drew Doggett abandonó el estudio para perseguir su pasión por la fotografía de vida salvaje hace seis años. Desde entonces ha viajado a casi 40 países, generalmente a lugares remotos y de difícil acceso, documentando la vida en todos los lugares, desde el desierto de Chalbi en Kenia hasta las zonas rurales de Nepal. Su obra se encuentra en colecciones privadas, así como en museos como el Smithsonian African Art Museum en Washington.

El último proyecto de Doggett aborda una serie de visitas que ha realizado a la isla canadiense de Sable desde 2012. Sable, una mancha deshabitada frente a la costa de Nueva Escocia, es el hogar de una manada de unos 550 caballos salvajes. Wild: The Legendary Horses of Sable Island, su último libro de arte de formato grande, documenta sus aventuras allí, y cuenta con un prólogo de la conservacionista Jane Goodall.

En la era anterior al Covid-19, Doggett, que ahora vive en Charleston (Carolina del Sur) con su esposa y sus dos hijos pequeños, solía recorrer alrededor de 70.000 kilómetros al año, casi todos ellos viajes de larga distancia a África. Siempre que puede, opta por Delta. “Desde el personal hasta la facilidad para lidiar con los inevitables cambios de última hora, siempre son los mejores para tratar”, dice Doggett.

A medida que la pandemia ha reconfigurado los viajes, sugiere visitar lugares que hace solo dos años hubieran sido invadidos por turistas pero que ahora están casi vacíos. “En el Maasai Mara, en Kenia, por ejemplo, suele haber hasta 20 autos en un avistamiento de leones, pero la última vez que fui, en mayo, estaba en el único auto junto a una manada completa, así que básicamente tuve una experiencia de avistamiento atípica y privada”, cuenta.

“Puedes retroceder en el tiempo y vivir estas experiencias ininterrumpidas que te permiten conectar con la naturaleza al tiempo que apoyas a estas comunidades locales, que generalmente tuvieron que cerrar” durante la pandemia, continúa.

Estos son otros de sus consejos de viaje para cuando te sientas preparado para volver a la carretera.

¿Teléfono ahogado? No hay problema. Devuélvelo a la vida con algo que normalmente tirarías.

Estaba fotografiando caballos en [Islandia], tenía puestas unas botas de pescar hasta el pecho y acababa de empezar a nevar. Era una cosa absolutamente mágica, millones de galones de agua derramándose sobre Skogafoss y un hermoso caballo blanco al pie de las cataratas.

Así que estoy en medio del río, metido hasta la cintura en el hielo, y apenas puedo sentir mis pies. Tropiezo con una roca y me hundí. Mi teléfono se sumerge accidentalmente en el agua. No tenía forma de que volviera a funcionar, pero vi unos paquetes de sílice que había empacado en mi bolsa de equipo tras la compra de una nueva cámara y otros equipos. Así que metí el teléfono en una bolsa Ziploc con los paquetes.

Y observa: A la mañana siguiente me desperté y el teléfono volvió a encender ¡Fue una cura milagrosa! Ahora llevo conmigo unss 10 si viajo a algún lugar donde pasaré tiempo cerca del agua. Se van acumulando a medida que voy comprando cosas. Me conozco y sé que sucede lo inevitable.

Cómo conseguir una sensación duradera de un destino, incluso si estás cansado.

Una de las primeras cosas que hago siempre que voy a un lugar es: bajo la ventanilla de camino al hotel o donde sea, desde el aeropuerto, y respiro hondo. Me empapo de los olores de ese lugar y apunto en mi diario cuáles son. Incluso cuando estoy sentado en casa, en Charleston y salgo por la mañana para oler las hojas que quema un vecino, me siento instantáneamente transportado de regreso a África, a Ciudad del Cabo, donde sales del avión y tienes ese olor a quemado omnipresente. Eso, para mí, es muy cálido y acogedor. Es algo que aprecio.

La forma más considerada de interactuar con otras culturas a menudo implica compartir la propia.

Es un equilibrio muy delicado, y nunca empiezo a sacar fotos hasta que he pasado horas o días sentado, hablando y aprendiendo de la gente, celebrando su forma de vida. Pero también comparto un poco mi forma de vida, porque los mejores momentos son intercambios bidireccionales. Se trata de tener un diálogo: esta es mi cultura, esta es la tuya. A través de ese intercambio se desarrolla un respeto mutuo, momentos compartidos de humanidad, basados en la curiosidad del otro.

Con esto en mente, Doggett insta a todos a hacer una peregrinación a este corazón espiritual en Asia. (Sólo asegúrese de planificarlo mejor que él).

Desde el principio de mi carrera fotográfica he sentido un profundo amor y pasión por las culturas indígenas. Por ejemplo, Humla, en Nepal, es uno de los últimos focos de cultura tibetana tradicional que pude fotografiar. Sólo es accesible durante seis meses al año, debido a que el clima bloquea la zona con una cascada protectora de nieve. Hay que volar a Simikot (es una ciudad comercial) y básicamente, caminar desde allí hacia la frontera con el Tíbet. Hay que detenerse en el monasterio de Namkha Khyung Dzong para tomar un té de mantequilla con los amables monjes, o en pueblos como Tumkot y Muchu, donde los monasterios están repletos de artefactos y obras de arte que tienen más de 500 años de antigüedad.

Cuando fui allí por primera vez, hice un viaje solo, que reservé unas dos semanas antes de partir. Pasé un mes caminando entre los paisajes más increíbles del Himalaya, a lo largo del río Karnali. Sin embargo, el Himalaya casi me destroza. Había dado por sentado mi edad y mi condición física, y aconsejaría a cualquiera que haga esta excursión que se asegure de entrenar adecuadamente.

Estos dos dispositivos garantizan que tu hotel sea un refugio y no una fuente de estrés.

Las exigencias de mi profesión en estos días incluyen la captura de vídeo, imágenes fijas, redes sociales, y eso requiere que tenga un montón de artículos en mi persona que necesitan cargarse. ¿Lo último que quiero hacer cuando tengo jet lag y llego a un lugar nuevo? Estresarme por encontrar enchufes ocultos en la habitación del hotel o por desenchufar cosas.

Solía llevar una pequeña bolsa llena de convertidores, pero ahora sólo llevo uno de los universales y un enchufe múltiple de 12 clavijas que se encarga de todas mis necesidades. Una de las primeras cosas que hago después de registrarme es instalar mi central eléctrica, probablemente en un lugar encima del escritorio, para poder tener todo controlado allí. Y se convierte en mi herramienta de trabajo para el resto del viaje.

Cuando se trata de un safari, no hay que ir a los parques nacionales, sino hacer esto.

Muchas de las experiencias de avistamiento de animales más codiciadas tienen lugar en los parques nacionales, lo que significa que se compite con una multitud de personas por la mejor vista. El Parque Nacional de Amboseli, en Kenia, por ejemplo, es muy concurrido y los avistamientos de animales suelen ir acompañados de una caravana de Land Cruisers llenos de turistas. Y tienes que permanecer en la carretera, por lo que tu capacidad de rastrear y experimentar la vida salvaje es limitada.

Como fotógrafo, quiero poder acercarme a estos animales, así que siempre intento quedarme en las zonas de conservación que rodean estos parques, que ofrecen acceso exclusivo a los que se alojan en las instalaciones que hay en ellas. Así se evitan las multitudes. El Tortilis Camp, cerca de Amboseli, por ejemplo, es el único alojamiento que tiene acceso a una zona de conservación concreta. Muchos de ellos son de propiedad privada, por lo que tienen restricciones menos estrictas para observar a los animales, que a menudo incluye recorridos en vehículos todoterreno.

En los vuelos de larga distancia con conexiones, piense en su ciudad de escala como una oportunidad para una comida extra.

La mayor parte de mis viajes al año son internacionales: vuelos de larga distancia a África. Y al vivir en Charleston, no tengo acceso a la variedad de comida que me gustaría tener. Así que elijo mi itinerario únicamente en función de la duración del viaje y también de los aeropuertos de escala o de las ciudades en las que pasar algún tiempo. París o Ámsterdam son mis favoritas: ambos son aeropuertos hermosos y tienen muchas opciones para comer. Así que si tengo la oportunidad de comer un croissant francés de camino a África, me calienta el corazón y me llena el estómago.

Por qué hay que llevar dos maletas en cualquier viaje remoto.

Al final de cada viaje, durante unos cinco años, me encontraba pasando horas tratando de encontrar una maleta en la que cupieran los artefactos culturales que acababa de comprar, a menudo en el mercado local. Siempre me ha gustado rodearme de objetos de mis viajes y me encanta la emoción de no saber lo que puedo encontrar: van desde taburetes tallados hasta joyas y textiles.

Hace dos años, al final de un safari, visité a las tribus Rendille y Samburu, tribus seminómadas del desierto de Chalbi, en el norte de Kenia. Había comprado dos lanzas y tres escudos de madera y no tenía forma de transportarlos de vuelta a Estados Unidos. Empecé a llevar una maleta vacía para no tener que enfrentarme a ese tipo de debacle de nuevo. Todos los vuelos internacionales permiten que cada pasajero lleve dos maletas. Llevo la maleta rígida más barata y grande que encuentro, porque hay que proteger las cosas frágiles. Dejo esa maleta en el hotel en el que me alojo en el vuelo inicial, quizá en Ciudad del Cabo o Nairobi y la recojo cuando vuelo de regreso de mis safaris.

Consultá el Monitor COVID-19 de Bloomberg Línea