Actualidad

Denunciante de Facebook: empresa prioriza beneficios sobre bienestar de usuarios

“Había conflictos de intereses entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook”, dijo en su primera entrevista pública Frances Haugen, quien se desempeñaba como gerente de producto en el área de desinformación.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Una ex gerente de producto de Facebook Inc. se ha convertido en una de las críticas de más alto perfil de la empresa tras exponer miles de documentos internos que, según dijo, demuestran que el gigante de las redes sociales no protege a los usuarios.

Frances Haugen, que se ocupaba de lidiar con la desinformación en la plataforma, entregó a legisladores estadounidenses y al Wall Street Journal una investigación interna en la que se informaba que la empresa conocía, pero no revelaba, el impacto negativo de servicios como Instagram. Dijo que daba la voz de alarma sobre las prácticas de la compañía tras ver repetidas pruebas de que Facebook prioriza las ganancias por sobre el bienestar de sus usuarios.

“Había conflictos de intereses entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook”, dijo a “60 Minutes” en su primera entrevista pública el domingo. “Facebook una y otra vez eligió optimizar en favor de sus propios intereses, como hacer más dinero”.

Las revelaciones han encendido una tormenta para Facebook en Washington, ya que los legisladores acusan a la plataforma de encubrir la investigación interna sobre sus efectos negativos. La gran cantidad de documentos que entregó Haugen arrojan luz sobre las discusiones internas acerca de los esfuerzos de moderación de contenido de la compañía, cómo trata las cuentas de alto perfil de manera diferente a otros usuarios, y el impacto mental que su aplicación para compartir fotos Instagram tiene en los usuarios jóvenes.

Ver más: Facebook confronta a senadores de EE.UU. furiosos sobre riesgos de Instagram

Un estudio que Haugen descubrió mostraba que Facebook actuaba sobre tan solo el 3% o el 5% de los contenidos con discursos de odio en Facebook, y sobre menos del 1% de los contenidos clasificados como “violencia e incitación”, según 60 Minutes.

Haugen comparecerá el martes ante un subcomité del Senado sobre protección del consumidor en el marco de una audiencia centrada en la “protección de los niños en Internet”. La semana pasada, legisladores interrogaron a Antigone Davis, jefa global de seguridad de Facebook, por unos documentos que mostraban que Instagram puede deteriorar aún más la salud mental de adolescentes que ya están sufriendo.

“Desde su primera visita a mi oficina, he admirado su temple y su valentía para revelar terribles verdades sobre uno de los gigantes corporativos más poderosos e implacables del mundo”, dijo en un comunicado el senador Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut, que preside el subcomité que celebrará la audiencia de la próxima semana.

Ahora conocemos los daños destructivos de Facebook para los niños - daños que Facebook ocultó y explotó a sabiendas para aumentar sus beneficios - gracias a los documentos que Frances reveló”, dijo.

La portavoz de Facebook, Lena Pietsch, calificó el segmento de 60 Minutos de “engañoso” y dijo en un comunicado que la compañía busca equilibrar la libertad de expresión con la necesidad de mantener a la plataforma segura.

Seguimos haciendo mejoras significativas para hacer frente a la difusión de la desinformación y el contenido dañino”, dijo. “Sugerir que fomentamos el mal contenido y no hacemos nada es simplemente falso”.

Haugen comenzó a trabajar en Facebook en junio de 2019 después de pasar por Google, Yelp y Pinterest, según su página de LinkedIn. La oriunda de Iowa fue reclutada por Facebook para ser la principal gerente de producto en el equipo de desinformación cívica y luego trabajó en contraespionaje, según su sitio web. Frances dijo a 60 Minutes que aceptó el trabajo en Facebook para poder trabajar contra la desinformación después de ver como un amigo comenzaba a creer en teorías conspirativas en línea.

Ver más: La investigación de Facebook sobre Instagram no se parece en nada a la ciencia

“No quería que nadie sintiera el dolor que yo había sentido”, dijo a la cadena. “Había visto lo mucho que estaba en juego en términos de asegurar que hubiera información de alta calidad en Facebook”.

Durante su estancia en Facebook, Frances se sintió cada vez más alarmada por las decisiones que tomaba la empresa para priorizar su propio crecimiento a expensas del público, dijo.

Entre los documentos que Haugen compartió se encuentra una serie de diapositivas de investigaciones internas que describen el impacto que tiene la aplicación para compartir fotos de Facebook, Instagram, en los adolescentes, y que se publicaron en septiembre como parte de una serie de artículos del Wall Street Journal. La investigación mostró que el uso de Instagram suele empeorar la situación de los jóvenes que sufren problemas de salud mental, como ansiedad o problemas de imagen corporal.

Sus abogados también han presentado al menos ocho denuncias ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), según el segmento de 60 Minutes.

Está claro que Haugen dejó Facebook sabiendo perfectamente que planeaba entregar documentos condenatorios de la empresa. Después de renunciar a su trabajo en abril, Haugen se quedó en Facebook un mes más, recopilando material sobre la empresa que, en su opinión, demostraba que Facebook no había sido responsable, informó el Journal.

Ella esperaba que la empresa se diera cuenta de su actividad, que incluía la visualización de documentos no relacionados con su trabajo, añadió. Facebook puede ver cuando los empleados ven ciertos documentos o hacen búsquedas específicas en el producto de comunicación interna de la empresa, llamado Workplace.

Haugen incluso dejó un mensaje críptico para la empresa en su último día, informó el Journal, utilizando la función de búsqueda interna para escribir: “No odio Facebook. Amo Facebook. Quiero salvarlo”.

Haugen creció asistiendo a los caucus electorales de Iowa con sus padres, profesores universitarios, lo que le inculcó “un fuerte sentimiento de orgullo por la democracia y responsabilidad por la participación cívica”, según su página web. Ahora, se ve a sí misma como “una defensora de la supervisión pública de los medios sociales”.

“Podemos tener medios sociales que disfrutemos y que saquen lo mejor de la humanidad”, dice en su página web.

Facebook ha cuestionado algunas de las historias del Journal, alegando que los datos fueron “escogidos a dedo”.

Sin embargo, el revuelo que siguió a los informes llevó a la compañía a detener la semana pasada sus planes de lanzar una versión separada de Instagram para niños menores de 13 años, citando la necesidad de realizar más consultas con expertos, padres y legisladores. Facebook dice que no ha abandonado por completo la idea de construir la aplicación.

“Sigo creyendo que construir esta experiencia es lo correcto, pero queremos tomarnos más tiempo para hablar con los padres y los expertos sobre cómo hacerlo bien”, tuiteó el jefe de Instagram, Adam Mosseri.

En una audiencia sobre el tema la semana pasada, los legisladores arremetieron contra Facebook, argumentando que la compañía se ha centrado en los beneficios por delante de los esfuerzos para hacer sus productos más seguros para los niños.

“No confiamos en vosotros”, dijo la senadora de Tennessee Marsha Blackburn, la republicana de mayor rango en el panel.