Green

Por qué algunos países sorprenden al establecer una meta de cero emisiones netas

Países que antes rechazaban que existiera el cambio climático ahora se unen a las iniciativas para luchar contra la amenaza

Putin y Erdogan
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Rusia, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos, tres de los países más dependientes de los combustibles fósiles del mundo, señalaron la semana pasada que podrían llegar a cero emisiones netas de gases de efecto invernadero dentro en unas décadas.

La noticia provocó dos reacciones encontradas: el placer de que incluso las naciones más recalcitrantes reconocieran la amenaza del calentamiento global, o la idea de que “cero emisiones netas” había perdido toda credibilidad si cualquier petroestado podía declarar simplemente un objetivo sin ninguna responsabilidad.

La verdad, como siempre, está en algún punto intermedio. Tomemos los países de uno en uno.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha descartado durante mucho tiempo el vínculo entre las actividades humanas y el cambio climático. Y, sin embargo, como informó Bloomberg News a principios de este mes, varios factores pueden haberlo llevado a cambiar de opinión hasta el punto de considerar una meta de cero emisiones netas para 2060.

En primer lugar, la Unión Europea parece seria sobre la imposición de un arancel de carbono en la frontera que probablemente obligará a las empresas rusas a pagar por el exceso de emisiones en industrias clave. Las ventas de petróleo y gas representan 35% del presupuesto del país y el carbón sigue siendo una fuente clave de empleo. En segundo lugar, algunos de sus colaboradores más cercanos, como el director de la estatal Sberbank, le han advertido sobre el daño que el cambio climático podría causar al país, incluida su ciudad natal, San Petersburgo.

Ver más: Rusia evalúa revelar meta de emisiones cero para 2060 en COP26

Una meta de cero emisiones netas para 2060 requerirá que el gobierno lleve a cabo una reestructuración de su economía. La presentación más reciente del país a las Naciones Unidas en virtud del Acuerdo de París lo habría visto aumentar sus emisiones en 30% para fines de la década, en relación con los niveles de 1990. Llegar a cero emisiones netas en los próximos cuarenta años requeriría una reducción de 65%, según el Instituto de Recursos Mundiales.

La reforma climática de Turquía tiene ecos de la de Rusia. También liderada por un hombre fuerte, Turquía se convirtió la semana pasada en el último país del Grupo de los 20 en ratificar el acuerdo de París. Había estado esperando la aprobación para ser clasificado como país en desarrollo, lo que significaría un umbral más bajo para reducir las emisiones y el acceso a la financiación climática internacional. Si bien es posible que no se reclasifique, la ratificación podría ayudar a Turquía a evitar parte del impacto de los aranceles fronterizos de carbono planeados por la Unión Europea.

Si Turquía se toma en serio alcanzar cero emisiones netas para 2053, el objetivo que ha establecido su gabinete, deberá tomar medidas drásticas. En lugar de duplicar las emisiones para 2030, que fue su compromiso inicial basado en el análisis de Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), tendrá que reducir las emisiones en 30% para 2030.

Mientras tanto, los Emiratos Árabes Unidos han intentado diversificar su economía durante décadas con poco éxito. Con 30% de la producción interna bruta, el petróleo y el gas todavía forman una gran parte de su economía, aunque sigue siendo menor que la participación de 50% en Arabia Saudita. Una razón para el objetivo de cero emisiones netas para 2050 del país, que se anunció la semana pasada, podría ser su deseo de ser considerado un líder climático en la región.

También podría convertirse en un proveedor de combustibles fósiles con bajo contenido de carbono, un producto que muchos esperan que tenga una gran demanda a medida que las empresas intentan descarbonizar sus cadenas de suministro. Las reglas de contabilidad de carbono de la ONU significan que los países solo deben preocuparse por las emisiones dentro de sus territorios geográficos, lo que permitiría a los Emiratos Árabes Unidos seguir exportando petróleo y gas incluso cuando técnicamente cumple con el objetivo e cero emisiones netas.

Ver más: Emiratos Árabes Unidos fijan objetivo de emisiones netas cero para 2050

Ninguno de los países ha presentado todavía objetivos creíbles de corto plazo ni han explicado cómo planean alejar sus economías de los combustibles fósiles. Sin embargo, es poco probable que su nueva retórica sea totalmente verde. “El público objetivo es tanto interno como externo: orienta a la industria local sobre la necesidad de evolucionar y ofrecer los productos que el mundo quiere”, dijo Nikos Tsafos, experto en energía y geopolítica del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Es un esfuerzo permanecer en el mapa a medida que cambia el mapa del mundo”.

Por lo tanto, les conviene, ya sea para evitar los impactos climáticos y los impuestos al carbono o para adoptar una postura geopolítica, hacer más para reducir las emisiones. Pero, ¿estos estados de carbono cumplirán estas promesas? “Una promesa vaga le da algo de tiempo para mantener las cosas como de costumbre, pero no mucho”, dijo Tsafos.

La idea de cero emisiones netas nació de décadas de investigación científica que muestra que no hay forma de estabilizar las temperaturas globales sin garantizar que las fuentes y los sumideros de dióxido de carbono se equilibren. Pero quizá un mayor beneficio sea su simplicidad. Todos los grandes emisores, nacionales o corporativos, deben alcanzar el cero emisiones netas lo antes posible. Hacer una declaración pública es solo el primer paso y el más fácil.