Economía

A septiembre, colombianos han invertido $34,7 billones para comprar vivienda

Esto representa $8 billones más de lo que invirtieron las familias colombianas para dicho fin en 2020, según Camacol.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bogotá — Los colombianos siguen comprando casa y así lo respalda un nuevo informe de Camacol, el gremio de los constructores. En los primeros nueve meses del año la inversión para la compra de vivienda se acerca a los $35 billones, un crecimiento de 32% frente a lo invertido en 2020 ($26,3 billones).

Ahora bien, si las cifras se revisan en los últimos 12 meses, se evidencia que los hogares aportaron $48,6 billones de inversión a la economía del país a través de la compra de vivienda.

Ver más: Precios de la vivienda en Colombia podrían empezar a subir en los próximos meses

Por segmentos, del total de inversiones que han hecho los hogares colombianos para comprar vivienda entre enero y septiembre de este año se destaca que para la compra de vivienda de interés social (VIS) se han destinado $15,3 billones, mientras que para el segmento medio se ha hecho en $11,5 billones y para el alto la inversión realizada es de $8 billones.

Camacol resaltó que “la vivienda es la principal fuente de inversión del país. En el último año, ha aportado inversión a la economía equivalente a 5 puntos porcentuales del PIB”.

Ver más: Colombia vendió 170.797 viviendas entre enero y septiembre de 2021

De otro lado, el análisis de Camacol reporta que para 2022 y 2023 la comercialización de viviendas nuevas superará las 500.000 unidades, donde la vivienda social aportará 362.000.

Los niveles de inicios de obra suponen un aumento significativo para los dos próximos años, llegando a 375.000 unidades, lo cual implica la generación de 635.000 empleos directos”, resaltó Sandra Forero, presidenta del gremio.

Ver más: El mercado mundial de la vivienda está quebrado y dividiendo a países enteros

Sin embargo, Forero concluyó su presentación diciendo que “los riesgos en este contexto de positivas expectativas derivan de la presión al alza en los costos de la construcción, la financiación de la política de vivienda social, entre otros, como la habilitación oportuna del suelo urbanizable a nivel regional”.