Mientras los futuros títulos de fútbol de EA tengan a los jugadores y equipos favoritos de los fanáticos, los usuarios no se verán afectados por el cambio de nombre del título.

Jugadores en Gamescom
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg Opinión — Electronic Arts Inc. está considerando lo inimaginable: deshacerse del nombre FIFA de la franquicia de videojuegos de fútbol de miles de millones de dólares de la compañía. Dadas las demandas excesivas del organismo rector del fútbol mundial, podría ser prudente poner fin a la asociación.

El miércoles, el New York Times dijo que la FIFA buscaba más que duplicar la tarifa de licencia actual de US$150 millones al año que recibe de Electronic Arts. El acuerdo que comenzó en 1993 y permitió al fabricante de videojuegos usar la marca FIFA en sus títulos de videojuegos de fútbol expirará el próximo año.

El editor parece estar sentando las bases para un futuro sin FIFA. En una publicación de blog la semana pasada, EA les dijo a sus clientes que estaba explorando cambiar el nombre de su videojuego de fútbol. Si bien esa podría ser una táctica de negociación, EA ya está haciendo movimientos serios. La publicación del blog destacó que el videojuego de fútbol tiene acuerdos que permiten el uso de nombres de miles de atletas y cientos de equipos.

En otras palabras, EA no tendría problemas para seguir sin la marca FIFA. Aunque algunos podrían argumentar que gastar más para mantener el nombre deportivo más famoso del mundo vale cualquier precio y de esa manera atraer consumidores ocasionales, no estoy de acuerdo. Mientras los futuros títulos de fútbol de EA tengan a los jugadores y equipos favoritos de los fanáticos, los usuarios no se verán afectados por el cambio de nombre del título.

No tiene sentido, financieramente, que EA duplique lo que paga a la FIFA. US$150 millones adicionales reducirían los ingresos de la compañía, y equivaldrían aproximadamente al 18% de sus beneficios netos para el año fiscal que finalizó en marzo. Por ello, es inteligente por parte de EA aprovechar sus puntos fuertes.

De hecho, la posición de mercado de EA nunca ha sido tan fuerte. En su último trimestre informado, la compañía dijo que más de 31 millones de jugadores habían usado FIFA 21 desde el lanzamiento del videojuego el año pasado. La popularidad del juego ha generado fuertes ingresos. Clay Griffin, analista de videojuegos de MoffettNathanson, estima que el modo de videojuego FIFA Ultimate Team de EA, donde los jugadores compran paquetes de cartas para crear sus equipos virtuales, genera casi US$1.600 millones para la compañía anualmente.

Francamente, la FIFA no tiene una alternativa sólida. El único otro fabricante de videojuegos de fútbol de importancia es eFootball de Konami Holdings Corp., anteriormente conocido como Pro Evolution Soccer. Pero se está tambaleando (los críticos evaluaron de manera muy negativa el último lanzamiento del videojuego) y probablemente generará ventas insignificantes en el futuro. Si la FIFA buscara un nuevo editor y crear un videojuego desde cero, llevaría años desarrollar un rival con todas las funciones que pudiera competir con Electronic Arts.

En última instancia, EA ya no necesita el nombre de FIFA. A diferencia de hace tres décadas, el editor de videojuegos ahora tiene todas las cartas.

This column does not necessarily reflect the opinion of the editorial board or Bloomberg LP and its owners.

Tae Kim is a Bloomberg Opinion columnist covering technology. He previously covered technology for Barron’s, following an earlier career as an equity analyst.