Economía

La economía “justo a tiempo” se convierte en un problema para Europa, según Lagarde

La presidenta del Banco Central Europeo afirma que el actual pico inflacionario será “poco probable que dure”.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, advirtió que el carácter globalizado de la economía de la eurozona la hace muy vulnerable a las perturbaciones sistémicas derivadas de las interrupciones de la cadena de suministro.

“Hay señales de que la economía mundial podría ser cada vez más una fuente de choques para Europa en lugar de un estabilizador contra la volatilidad”, dijo Lagarde.

Los cuellos de botella afectan a la “eurozona más que a otras economías en virtud de nuestra exposición a la globalización”, afirmó.

También lee: Los mercados cotizan al alza, pero la inflación sigue sobrevolando en el horizonte

En su discurso preparado para la 2021 Per Jacobsson Lecture en el Fondo Monetario Internacional este sábado 16, Lagarde destacó un problema que actualmente trastorna el comercio mundial, desde el transporte marítimo hasta los semiconductores y los alimentos.

La gestión de inventarios “justo a tiempo” que ha regido el comercio mundial durante décadas es “muy vulnerable a las crisis sistémicas”, dijo Lagarde.

Esta “volatilidad importada” podría aumentar en lugar de disminuir, afirmó.

Lagarde dijo que la dinámica del comercio internacional puede cambiar a medida que más empresas acaben manteniendo inventarios permanentemente más altos como una póliza de seguro contra las interrupciones.

Ya hay pruebas de que algunas empresas están manteniendo niveles más altos de insumos extranjeros que son más difíciles de obtener, dijo.

“Enfrentados a plazos de entrega históricamente largos, la acumulación de insumos por parte de los fabricantes mundiales sigue siendo mayor que antes de la pandemia”, dijo Lagarde. Si esto persiste, “podríamos ver un ciclo empresarial industrial más volátil”.

Repunte transitorio de la inflación

El actual repunte de la inflación es poco probable que dure, dijo Lagarde, al tiempo que prometió seguir ayudando a la economía de la zona euro mientras duren las secuelas de la pandemia.

También lee: Problemas en las cadenas de suministro alcanzan pantalones de gimnasia y sofás

“La inflación es en gran medida transitoria”, afirmó. El BCE está prestando “mucha atención” a las negociaciones salariales y a otros posibles efectos secundarios que podrían hacer subir los precios de forma más permanente, se dijo.

Los precios al consumo de la eurozona subieron 3,4% en septiembre, la tasa más alta en 13 años. El BCE prevé que la inflación alcanzará su punto máximo a finales de este año antes de ralentizarse en 2022, y que el crecimiento de los precios no alcanzará su objetivo a medio plazo.

“La política monetaria seguirá apoyando a la economía para estabilizar de forma duradera la inflación en nuestro objetivo de inflación del 2% a medio plazo”, dijo Lagarde. “El BCE se ha comprometido a preservar unas condiciones de financiación favorables para todos los sectores de la economía durante el periodo de pandemia”.

El BCE puso en marcha un programa de emergencia de 1,85 billones de euros (US$2,15 billones) para apoyar a la región durante el periodo del Covid. Este programa finaliza en marzo, y el banco central con sede en Francfort ya está preparando la transición a los estímulos posteriores a la pandemia. Estudia un nuevo esquema de compra de bonos para evitar cualquier agitación en el mercado una vez que terminen las compras de la crisis, dijeron a Bloomberg la semana pasada funcionarios familiarizados con el asunto.

“Una vez que la emergencia de la pandemia llegue a su fin — lo que está cada vez más cerca —, nuestra orientación hacia el futuro sobre los tipos y las compras de activos garantizarán que la política monetaria siga apoyando la consecución oportuna de nuestro objetivo”, dijo Lagarde.