EE.UU.

Enviado de EE.UU. para conversaciones con Talibán en Afganistán deja su puesto

La salida de Zalmay Khalilzad del servicio gubernamental significa que tendrá más libertad para hablar de los acontecimientos de la retirada de EE.UU. de Afganistán.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Zalmay Khalilzad, el enviado de Estados Unidos que ha servido frecuentemente como enlace del gobierno del país con los líderes afganos desde los ataques terroristas de septiembre de 2001, deja su cargo, dijo el secretario de Estado Antony Blinken.

Khalilzad, que tuvo cargos en las administraciones de Ronald Reagan, George W. Bush y Donald Trump antes de la elección del presidente Joe Biden, será reemplazado por su adjunto, Thomas West, dijo Blinken en un comunicado el lunes.

“A merida que el representante especial para la reconciliación afgana, Zalmay Khalilzad, se retira de su función, extiendo mi gratitud por sus décadas de servicio al pueblo estadounidense”, dijo Blinken en su declaración.

Ver más: Atletas mujeres huyen de Afganistán tras prohibición del Talibán

Khalilzad, de 70 años, nació y se crió en Afganistán, pero acabó trasladándose a Estados Unidos, donde obtuvo un doctorado en la Universidad de Chicago. Tras entrar en el servicio gubernamental en la década de 1980, pasó con los años a ser una voz de referencia por sus conocimientos sobre una nación que a menudo ha estado en el centro de la política exterior de Estados Unidos, primero como campo de batalla de la Guerra Fría tras la invasión rusa y luego como prioridad para la administración Bush en su intento de derrocar al régimen Talibán que albergaba al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

Afganistán no fue la única misión de Khalilzad. También fue embajador de Estados Unidos en Irak a partir de 2005 y se convirtió en embajador ante la ONU en 2007. Tras el inicio de la administración Obama, Khalilzad creó una empresa de asesoramiento y desempeñó un papel de liderazgo en varios think tanks de Washington.

Ver más: Canciller Talibán prohíbe a mujeres asistir a clase en la Universidad de Kabul

Bajo la administración Trump, Khalilzad se encargó de intermediar en las conversaciones con los miembros del Talibán en Catar que finalmente condujeron al acuerdo de paz para 2020 que heredó Biden, en el que se pedía la retirada de todas las tropas estadounidenses.

La salida de Khalilzad del servicio gubernamental significa que tendrá más libertad para hablar de los acontecimientos que se produjeron tras ese acuerdo de 2020, y del posterior fracaso de Estados Unidos al no poder predecir el rápido regreso del Talibán al poder, lo que obligó a una apurada retirada estadounidense en agosto. Dejó claro que tiene la intención de hacerlo.

“El acuerdo político entre el gobierno afgano y los miembros del Talibán no avanzó como estaba previsto”, escribió Khalilzad en una carta de renuncia dirigida a Blinken. “Las razones de esto son demasiado complejas, y compartiré mis pensamientos en los próximos días y semanas, después de dejar el servicio gubernamental”.