Mundo

Biden dice que Estados Unidos defendería a Taiwán de un ataque de China

Cuando se le preguntó si acudiría en defensa de Taiwán si China intentaba atacar, Biden respondió: “Sí, tenemos el compromiso de hacerlo”.

Taipei
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que Estados Unidos se compromete a defender a Taiwán de un ataque chino, en lo que representa uno de sus comentarios más contundentes hasta ahora, y al tiempo que su administración se enfrenta a peticiones para que aclare su postura sobre la isla gobernada democráticamente.

Biden respondió “sí” cuando se le preguntó durante un evento organizado por la CNN el jueves si podía comprometerse a proteger a Taiwán. “No quiero una guerra fría con China, sólo quiero que China entienda que no vamos a dar un paso atrás, que no vamos a cambiar ninguno de nuestros puntos de vista”, dijo Biden al presentador Anderson Cooper en Baltimore.

Ver más: Taiwán rechaza el llamado de Xi a la unificación

Cuando se le preguntó si acudiría en defensa de Taiwán si China intentaba atacar, Biden respondió: “Sí, tenemos el compromiso de hacerlo”.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo que Biden no anunció un cambio en la política estadounidense hacia Taiwán. Estados Unidos seguirá manteniendo su compromiso en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán, apoyando la autodefensa de Taiwán y oponiéndose a los cambios unilaterales en el status quo, dijo el portavoz.

“Nadie quiere que las cuestiones relacionadas con el estrecho lleguen a los golpes, desde luego no el presidente Biden, y no hay ninguna razón para que así sea”, dijo el viernes el secretario de Defensa estadounidense, LLoyd Austin, a periodistas tras una reunión de los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, se limitó a lanzar un leve reproche, instando a Estados Unidos a “hablar con prudencia” sobre Taiwán y a cumplir sus acuerdos. Pekín ha reducido sus críticas públicas a Washington a medida que Biden y el presidente Xi Jinping se preparan para celebrar su primera cumbre por vídeo. Estados Unidos pretendía celebrar la reunión a finales del próximo mes, según informó el jueves Reuters, citando a personas familiarizadas con el asunto.

Ver más: Biden y Xi planean una reunión virtual antes de fin de año, dice EE.UU.

La administración de Biden se ha enfrentado a crecientes llamamientos para que aclare el compromiso estadounidense con la defensa de Taiwán mientras Xi intensifica la presión diplomática y militar contra el gobierno elegido popularmente. Pekín considera la isla como parte de su territorio y se ha reservado el derecho a utilizar la fuerza militar para ponerla bajo su control.

Aunque Estados Unidos reconoció a la República Popular como el “único gobierno legal de China” hace más de cuatro décadas, nunca aclaró su posición sobre la soberanía de Taiwán o si usaría la fuerza para defenderla, una política a veces llamada “ambigüedad estratégica”. Estados Unidos ha seguido manteniendo lazos informales con Taipei y vendiéndole armas en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán, que Biden votó como senador.

A diferencia del tratado de defensa con Taiwán, al que sustituyó en 1979, la ley no obliga a Estados Unidos a intervenir en caso de ataque. China ha advertido en repetidas ocasiones que el restablecimiento de una relación de seguridad de este tipo violaría el acuerdo de “una sola China” que allanó el camino para el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y Pekín.

El gobierno de Biden se ha esforzado por equilibrar las demandas de quienes buscan un mayor apoyo a Taiwán y otros preocupados por una confrontación militar con un rival con armas nucleares. Después de que Biden equiparara en agosto el compromiso de seguridad de Estados Unidos con Taiwán con sus alianzas formales con países como Japón y Corea del Sur, la administración aclaró que su posición no había cambiado.

A principios de este mes, Biden dijo que él y Xi se habían comprometido a “cumplir el acuerdo de Taiwán”, aunque no exista ningún acuerdo con ese nombre. Parecía referirse a una serie de comunicados entre Estados Unidos y China que han servido de base para las relaciones diplomáticas entre ambos países durante las últimas cuatro décadas.

Las fuerzas chinas y estadounidenses podrían enfrentarse por Taiwán
Las islas periféricas de Taiwán serían probablemente uno de los primeros objetivos de una invasión
Amarillo: Cuartel general del ejército chino
Verde: Base de EE.UU.
Círculos blancos: Islas vulnerables de Taiwán

En 2001, el entonces presidente George W. Bush hizo una promesa similar de proteger a Taiwán, diciendo que ordenaría “lo que fuera necesario” para ayudar a la isla a defenderse. El entonces senador Biden escribió un artículo de opinión en el Washington Post criticando las declaraciones, que calificó de “ambigüedad estratégica”.

Taiwán ha sido el centro de las demostraciones de poderío militar tanto de China como de Estados Unidos en las últimas semanas. El Ejército Popular de Liberación ha enviado decenas de aviones de guerra a la zona de identificación de defensa aérea de la isla. Las maniobras coincidieron con ejercicios navales en aguas cercanas por parte de Estados Unidos y varios aliados, entre ellos Japón y el Reino Unido.

“La cuestión de Taiwán es un asunto puramente interno de China y no admite injerencias extranjeras”, dijo el viernes Wang, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. “En las cuestiones que conciernen a la soberanía e integridad territorial de China y a otros intereses fundamentales, no hay lugar para concesiones ni compromisos para China. Nadie debe subestimar nuestra firme voluntad y capacidad de defender nuestra soberanía e integridad territorial”.

Con la asistencia de Philip Glamann, Max Zimmerman, Laura Curtis y John Follain.