Medio Oriente

Lynk se propone vender 1 millón de coches en Asia y en Oriente Medio

El armador hace una apuesta férrea por mercados emergentes, jóvenes y con dinero para gastar

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El fabricante de automóviles sino-sueco Lynk & Co. quiere aumentar sus ventas hasta 1 millón de vehículos en los próximos dos años, abriéndose a nuevos mercados en Asia y Oriente Medio y dirigiéndose a los conductores jóvenes y acomodados con un nuevo vehículo utilitario deportivo.

Creada hace cinco años por Geely Auto y Volvo Cars — dos fabricantes de automóviles bajo el paraguas del grupo chino Zhejiang Geely Holding Co. — Lynk se ha establecido en mercados europeos como Alemania y Bélgica, donde también ofrece un plan de coche compartido. Ahora quiere empezar a exportar a otros países asiáticos, así como a lugares como Kuwait e Israel, dijo en una entrevista Lin Jie, vicepresidente senior de Geely Auto y director general de Lynk Sales Co.

Por ahora, la entrada en Asia y Oriente Medio seguirá la vía tradicional de la compra directa, a diferencia del plan de suscripción que Lynk ofrece en Europa. Allí, por 500 euros (US$580) al mes, los miembros obtienen 1.250 kilómetros (776 millas) de conducción, mientras que el mantenimiento, el seguro y los impuestos también están cubiertos. Una nueva aplicación permitirá pronto dividir la suscripción entre la familia y los amigos, o que un miembro alquile su coche a una tarifa por hora o por día, compensando su cuota mensual o incluso permitiéndole obtener beneficios.

Las ventas en China, que también se centran en la propiedad directa, aumentaron un 40% en los nueve primeros meses de este año, hasta alcanzar unas 147.960 unidades, más que las empresas emergentes de vehículos eléctricos Nio Inc. y Li Auto Inc. juntas. Las exportaciones totales a Europa en los nueve primeros meses fueron de 7.950 vehículos. Alrededor del 25% de sus ventas en Europa se han destinado a miembros de la suscripción. En total, Lynk ha vendido unos 570.000 coches.

“Lynk es todavía una marca nueva en su era juvenil y nos esforzaremos por anticiparnos a las necesidades de los consumidores y satisfacerlas”, dijo Lin. “Estamos acelerando la expansión en el extranjero y poniendo el coche a disposición de más usuarios en todo el mundo”.

El enfoque de Lynk para compartir entre amigos o dentro de las empresas es un ejemplo de cómo los fabricantes de automóviles intentan adaptarse a la evolución de los conceptos de propiedad de los vehículos. Hasta ahora los resultados han sido dispares, y varios fabricantes de automóviles han abandonado los servicios de suscripción. Las ofertas de coches compartidos, aunque populares, han tenido dificultades para producir rendimientos atractivos, y muchos han dejado de operar en lugares no rentables.

SUV de lujo

Para contribuir al objetivo de ventas, Lynk también presentó el miércoles un SUV de lujo en Shanghai, que recibió 6.000 pedidos preliminares en el primer día de preventa el mes pasado. El coche, dirigido a los conductores más jóvenes y adinerados, es el primer modelo de Lynk basado en la arquitectura de producto escalable de Volvo. Este sistema, cuyo objetivo es aumentar la seguridad utilizando la tecnología, también se ha utilizado en los modelos XC90 y S90 de Volvo, así como en el híbrido Polestar 1.

Lynk tiene previsto ampliar su modelo de coche compartido a EE.UU., según declaró el consejero delegado Alain Visser en una entrevista en marzo. El modelo de negocio será viable en EE.UU., ya que las tendencias están cambiando hacia la sustentabilidad y la gente se cuestiona el concepto de propiedad del coche, dijo Visser en ese momento.

El miércoles, Visser se reafirmó en esos comentarios y dijo que el modelo de negocio de la empresa era viable.

“Los clientes europeos, después de 100 años, están cansados de lo mismo, del marketing con un bonito coche que circula por una carretera de curvas”, dijo. “Creo que hay un porcentaje creciente de gente que dice ‘estoy harto de esto’. Nos hemos posicionado no como una marca de coches, sino como una alternativa a la industria del automóvil.”

Sin embargo, al igual que el resto de los fabricantes de automóviles, Lynk se ha visto afectada por la escasez mundial de chips, dijo Lin. En la actualidad cuenta con una reserva de aproximadamente la mitad de sus ventas mensuales, lo que supone un déficit de más del 50% respecto a la norma habitual del sector, dijo.

A pesar de los problemas, Lynk espera obtener beneficios este año, dijo Lin, sin dar más detalles.