Medio Oriente

Regulador de valores de Israel busca más mujeres en consejos de administración

Se está creando un foro que incluirá, de forma voluntaria, a representantes de empresas que ya cumplen la norma del 35% de mujeres en esos puestos para encabezar los esfuerzos.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El regulador de valores de Israel está llamando a las empresas a nombrar más mujeres en sus consejos de administración, aunque todavía no ha a puesto en vigor una norma que las obligue a hacerlo.

La Autoridad de Valores de Israel quiere que las mujeres representen el 35% de los puestos en los consejos de administración de al menos la mitad de las empresas declarantes, firmas de fondos mutuos que administran más de 5 millones de shekels (US$1,5 millones) y los principales administradores de carteras para 2028, según un comunicado. En la actualidad, solo el 16% de las empresas que reportan cumplen con este estándar.

“Se trata de una situación inaceptable que está muy lejos de donde deberían estar las mujeres y las sociedades de capital”, dijo Anat Guetta, presidenta de la autoridad. “Es necesario un cambio significativo”.

Los consejos de administración de todo el mundo están sometidos a una creciente presión para aumentar la diversidad, tanto de género como de raza. En agosto, Nasdaq Inc. obtuvo la aprobación reglamentaria para exigir a más de 3.000 empresas miembros que informen sobre la diversidad y cumplan un estándar mínimo o expliquen por qué no lo hacen. California también exige a las empresas con sede en el estado que cumplan requisitos mínimos de diversidad de género y de otro tipo.

Para alcanzar su objetivo, la Autoridad de Valores de Israel está creando un foro que incluirá, de forma voluntaria, a representantes de empresas que ya cumplen la norma del 35%, y que pueden ayudar a encabezar los esfuerzos. Las empresas interesadas en aumentar la representación de las mujeres también podrán unirse al foro.

Ver más: La brecha salarial de género en EE.UU. se redujo en menos de un centavo en 2020

Guetta es partidaria de un programa voluntario, en lugar de una regulación, que, según ella, sólo debería ser el último recurso, debido a sus posibles efectos negativos.