Economía

Perú jura a nuevos banqueros centrales en medio de volatilidad

La reelección de Julio Velarde ayudó a detener la caída de los bonos y de la moneda peruana al tranquilizar a inversionistas asustados por el discurso radical de Castillo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Julio Velarde, el presidente de larga data del banco central de Perú, y tres nuevos directores de la junta del banco central juraron otro quinquenio el martes. Conducirán la economía peruana a través de la volatilidad financiera causada por la política caótica de la nación.

Aparte de Velarde, el presidente, Pedro Castillo, también nombró a tres académicos, incluido un execonomista del banco central que se ha desempeñado en el directorio de la compañía petrolera estatal.

VEA MÁS: Ministro de Economía de Perú: Este año déficit fiscal estaría más cerca al 4% del PBI

Roxana Barrantes, profesora titular de la Universidad Católica del Perú, dijo que la principal tarea del banco es crear un entorno económico estable y, con una política monetaria sólida, contribuir a la estabilidad macroeconómica del país.

En un país donde el uso de efectivo sigue siendo alto, y muchos ciudadanos más pobres no tienen una cuenta bancaria, Barrantes dijo que le gustaría estudiar y trabajar en el aumento del uso de los pagos digitales.

José Távara también enseña en la Universidad Católica del Perú, y anteriormente estudió en la Universidad de Massachusetts. Dijo que la pobreza y el medio ambiente son dos de los temas que más le preocupan más allá de su trabajo en un banco central con metas de inflación.

También le interesa utilizar la tecnología para modernizar el sistema de pagos del país a través de una plataforma similar a la desarrollada por sus contrapartes en Brasil, dijo en una entrevista.

El tercer nuevo nombramiento, Germán Alarco, trabajó en el banco central a principios de la década de 1990 y se desempeñó como miembro del directorio de la estatal Petróleos del Perú SA.

El anuncio el mes pasado de que Velarde —quien ha estado en el cargo desde 2006— sería reelegido, ayudó a detener la caída de los bonos y de la moneda peruana al tranquilizar a inversionistas asustados por el discurso radical de Castillo. Para asegurar que la institución siga siendo un garante de la estabilidad de precios y monedas, Velarde le pidió a Castillo que nombrara miembros de la junta que no fueran “conflictivos”.

Se espera que el Congreso nombre a otros tres directores para la junta de siete miembros.

En octubre, el banco central de Perú elevó su tasa clave por tercer mes consecutivo después de que la inflación subió a su tasa más alta en 12 años y la volatilidad política sacudió la moneda. Al igual que sus pares en América Latina, Perú lucha contra una inflación superior a la meta impulsada por la demanda reprimida de los consumidores a medida que su economía se reabre.