Viajes

¿Cómo es visitar São Paulo ahora?

La pandemia devastó la capital financiera brasileña desde el principio, pero la normalidad ha vuelto, aunque con algunas excepciones notables.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — Desde hace más de un año, los domingos en la Avenida Paulista son inquietantemente tranquilos. Seis días a la semana, el corredor arterial está atascado por el tráfico de automóviles; el séptimo, por lo general, se cierra para que los peatones puedan frecuentar los vendedores ambulantes y sentarse en los cafés para tomar espressos y cocos recién abiertos con sorbetes. Si a partir de marzo de 2020 se prohibieron las grandes concentraciones, los domingos en la Avenida Paulista también debían serlo.

Ahora, en la segunda mitad de 2021, este detalle de la vida en la ciudad más poblada de Brasil ha vuelto con toda su fuerza. Desde julio, cuando se levantaron muchas de las restricciones por la pandemia, la avenida ha vuelto a ser un escaparate de la diversidad de São Paulo. Los lugareños se dirigen al Museu de Arte de São Paulo (MASP), el principal museo de arte de la ciudad, parando en el casi centenario Caffè Ristoro para comer tortas de ricotta, y pasean por el Parque Trianon, lleno de palmeras, para observar a los pájaros y a la gente.

Este renacimiento refleja la recuperación de una megalópolis especialmente afectada por el Covid-19. Desde que llegó por primera vez a América Latina en febrero de 2020, el coronavirus ha infectado a más de 1,5 millones de personas en São Paulo, matando a casi 40.000. Tras manejar la pandemia de forma errática en sus primeros días, rehuyendo de las mascarillas y las vacunas y desestimando el Covid-19 como una simple gripe, el presidente Jair Bolsonaro podría ser acusado de crímenes contra la humanidad.

Pero a pesar de esas dramáticas etapas, Brasil está viendo días mejores. Los casos se han reducido recientemente a unos 400 por semana, y el 8 de noviembre fue el primer día desde la llegada del virus en que la ciudad no registró ninguna muerte por Covid-19. Alrededor del 89% de la población susceptible de ser inoculada ha completado el esquema de vacunación. Sigue habiendo tiendas vacías por todas partes, y la población sin hogar ha aumentado, pero hay pruebas de recuperación: Los bares y restaurantes están llenos, e incluso las discotecas han vuelto a abrir tras 18 meses cerradas.

Puede que le interese: ¿Quieres viajar por América Latina? Esta es la situación actual

El turismo también está volviendo a ponerse en marcha. El aeropuerto internacional de São Paulo ha registrado unas 15 millones de llegadas y salidas en los últimos nueve meses, lo que supone un aumento del 85,7% interanual, pero todavía un 38,5% por debajo de los niveles anteriores a la crisis. Para los visitantes del extranjero, todo lo que se requiere es una prueba de PCR negativa tomada con 72 horas de antelación al viaje y un formulario de declaración de salud firmado. Y a pesar de la inflación de dos dígitos, el debilitado real brasileño significa que se puede encontrar valor para los que vienen.

Esto es lo que puede esperar si está pensando en visitar la mayor ciudad de Sudamérica.

El escenario gastronómico

Alrededor de la mitad de los restaurantes y bares de la ciudad cerraron sus puertas de forma permanente en 2020, según una encuesta realizada por el capítulo de la ciudad del mayor grupo de comercio de restaurantes de Brasil, Abrasel. Entre las pérdidas se encuentra Pasv, un humilde pero icónico asador informal que llevaba desde 1970 ofreciendo platos tradicionales brasileños y españoles, incluida una feijoada preparada de manera experta.

Sin embargo, las restricciones impuestas a los restaurantes (que limitaban el tamaño de los grupos de comensales y los asientos en el interior) se levantaron el 17 de agosto, con lo que el panorama gastronómico volvió a la normalidad. Incluidas están las tradicionales churrascarias (churrasquerías), en las que los camareros ambulantes cortan carne en brochetas junto a la mesa y otros platos se adquieren en una opípara barra de ensaladas de la que se sirve uno mismo. Puede que el emblema de la cultura culinaria brasileña sea decididamente antipático, pero todos sus componentes permanecen obstinadamente inalterados.

Es difícil encontrar locales al aire libre en esta jungla de cemento y cristal, pero un proyecto llamado “Ocupa Rua” (Tomando las calles en español) ha ayudado a algunos restaurantes a reclamar plazas de aparcamiento en el centro para obtener espacio extra para las mesas. Otros lugares se las arreglan utilizando ocasionalmente las calles frente a sus locales; los sábados por la noche, Sede261, un bar de vinos con sólo 12 asientos, se extiende por una calle de ladrillos en el moderno barrio de Pinheiros, enfriando botellas de vino en una bañera llena de hielo y sirviéndolas con ostras y comidas preparadas por chefs invitados.

Entre los recién llegados está Caos Brasilis, inaugurado en septiembre de 2021 por el chef Bruno Hoffmann, que alcanzó la fama en la versión brasileña de Top Chef. Junto con su ayudante Danillo Coelho, antiguo alumno de Mocotó, Hoffmann mejora los platos tradicionales y los marida exclusivamente con vinos brasileños, como el cuscús paulista con emulsión de coco y anacardos, los tortellini rellenos de queso brasileño ahumado y los pasteles de yuca o el helado de cachaça.

También está Kazuo, al otro lado de la calle del centro comercial Iguatemi, en Jardins, cuyo exterior hipermoderno de celosía azul neón oculta las tradiciones panasiáticas que inspiran los platos omakase del chef Kazuo Harada.

Ver más: ¿Cómo es visitar Miami ahora?

El Regreso de la cultura

Sin restricciones, navegar por la siguiente fase de la pandemia en São Paulo es un juego de “elige tu propia aventura”.

Si le preocupa el Covid-19: Puede que São Paulo sea más conocida por su densidad -de edificios, personas y autos-, pero la ciudad tiene muchos parques que suelen pasar desapercibidos para quienes la visitan por primera vez. El más famoso, el Parque Ibirapuera, ocupa 1,6 millones de metros cuadrados. Al igual que el Central Park de Nueva York, está situado en el centro, y el horizonte asoma detrás de una amplia extensión verde. Se puede hacer un picnic, ver cómo los aficionados al fútbol practican, o visitar el Museu Afro Brasil, que se centra en los artistas de la diáspora africana. Otros parques menos conocidos son el de Cantareira, con sus senderos boscosos, o el de Jaragua, cuyo camino principal lleva a una caminata de dos horas hasta el punto más alto de la ciudad.

Si necesitas un regreso suave: Los entusiastas de la cocina pueden disfrutar explorando la Zona Cerealista en el barrio de Bras, donde una variedad de tiendas y puestos venden todo tipo de ingredientes locales para llevar a casa. La atención se centra en el arroz, la soja y otros cereales, así como en mezclas de condimentos y especias. En la lista de la compra hay que incluir la castanha-do-pará, o nueces de Brasil, y el melado de cana (Miel de caña), un espeso jarabe de caña de azúcar con notas ligeramente amargas que puede utilizarse como melaza en los productos horneados. Hay que ir temprano por la mañana para evitar las multitudes.

El mercado municipal de São Paulo, el llamado Mercadão, ofrece un sinfín de variedades de frutas tropicales autóctonas y los famosos bocadillos de mortadela, con casi medio kilo de carne, pimientos y mucho queso.

Otra opción es el Museo de la Lengua Portuguesa, que reabrió sus puertas en julio tras seis años de cierre por un incendio. Sus galerías reimaginadas y de alta tecnología animan temas densos como la etimología, permitiendo a los extranjeros comprender mejor la rítmica lengua local.

Si quieres fingir que la pandemia nunca ocurrió: A partir del 1 de noviembre se han levantado todas las restricciones a los eventos y las grandes concentraciones, lo que ha permitido la reapertura de salas de conciertos y clubes nocturnos. Uno de los lugares que la gente está deseando volver a visitar es el Tokio, un club de varios niveles lleno de neón en el centro de la ciudad, donde los fiesteros solían esperar horas para entrar. Sus fiestas de fin de semana retomarán viejas tradiciones, con todo tipo de música, desde funk hasta MPB (Música Popular Brasileña) y karaoke.

Y no hay mayor tradición brasileña que unirse a los aficionados al fútbol en los partidos de uno de los equipos locales (Palmeiras, Corinthians o São Paulo), cuyas temporadas se prolongan hasta diciembre.

Cómo moverse

El sistema de metro de São Paulo es sencillo y completo si te alojas en las principales zonas del centro, pero los vagones se abarrotan en las horas pico y algunas personas siguen insistiendo en llevar máscaras bajo la nariz, como en muchas otras ciudades. Los autobuses, por su parte, pueden ser francamente imposibles de manejar para los visitantes. Los brasileños son serviciales a la hora de ofrecer indicaciones, con barreras lingüísticas y todo, pero eso sólo compensa en parte que los mapas de los autobuses sean tan difíciles de encontrar y aún más difíciles de descifrar.

Conseguir un Uber no es mucho más fácil. Después de que los habitantes de la zona se quejaran en las redes sociales de que los conductores brasileños rechazaban habitualmente los viajes, la empresa despidió a 1.600 contratistas en todo el país, lo que provocó una escasez. Muchos de los conductores restantes se han quejado de los altos costos de la gasolina (los precios han subido un 39% de un año a otro) y están intentando negociar mejores condiciones con las aplicaciones de transporte compartido. Por ahora, esto significa reducciones de servicio e inestabilidad.

La persistente etiqueta relacionada al Covid-19

São Paulo no ha descartado el uso obligatorio de mascarillas, aunque el propio presidente Bolsonaro rara vez las utilice. No todo el mundo sigue las reglas, pero la ley dice que las mascarillas deben ser usadas en público en todo momento, y puedes, en raras ocasiones, ser multado por violar la política. Si se olvida, lo más probable es que los camareros y los guardias de seguridad de los restaurantes o centros comerciales le recuerden amablemente que se ponga la mascarilla. Los pasaportes de vacunación sólo son necesarios para asistir a reuniones de más de 500 personas; nadie los pide en restaurantes o bares, aunque el personal suele tomar la temperatura en la puerta.

¿Y los besos en la mejilla para saludar? Siguen siendo incómodos con las mascarillas. La vida ha vuelto a la normalidad en São Paulo, pero la persistencia del choque de codos es uno de los pocos recordatorios de que todavía estamos en 2021.

Caroline Aragaki y Andre Romani son reproteros localizados en las oficinas de Bloomberg en São Paulo.

Ver más: ¿Cómo es visitar Lisboa ahora?