Actualidad

Macron y Draghi tienen planes para llenar el vacío que Merkel deja en Europa

Ahora que Merkel se prepara para dejar la cancillería alemana tras unos 16 años en el poder, los dos hombres tienen la oportunidad de llenar el vacío que deja y ejercer más influencia en la política de la UE en todos los ámbitos.

Mario Draghi y Emmanuel Macron
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La noche antes de su 74to cumpleaños, Mario Draghi pasó casi cuatro horas con Emmanuel Macron en una terraza con vistas al Mediterráneo.

Durante una cena en la ciudad portuaria de Marsella, el exjefe del Banco Central Europeo comparó notas con el presidente francés, que se ha convertido en el defensor más agresivo de la integración de la Unión Europea. El 2 de septiembre, cuando los relojes pasaban de la medianoche, los camareros salieron con un pastel que había encargado Macron. Los asesores que esperaban al margen a que terminaran se alegraron.

Este encuentro es una muestra del profundo vínculo que se ha creado entre los dos líderes desde que Draghi se convirtió en primer ministro de Italia en febrero. Ahora que Angela Merkel se prepara para dejar la cancillería alemana tras unos 16 años en el poder, los dos hombres tienen la oportunidad de llenar el vacío que ella deja y ejercer más influencia en la política de la UE en todos los ámbitos, desde la economía hasta la defensa.

Draghi ha pasado casi 10 horas en reuniones bilaterales con Macron, más tiempo que con cualquier otro líder del Grupo de los 20, y han acordado informalmente hablar antes de las cumbres clave para coordinar posiciones, según personas familiarizadas con el asunto. El viernes discutieron el futuro de Libia en una conferencia en París.

“Draghi y Macron coinciden realmente en la integración europea, incluyendo la unión fiscal”, dijo Nathalie Tocci, profesora visitante de la Harvard Kennedy School y directora del Instituto de Asuntos Internacionales de Roma. “Esa es su línea de base, alimenta la convergencia entre ellos. En esto podrían ser el nuevo centro de poder post-Merkel, y podría extenderse a otros campos relacionados con la economía como la agenda verde y la digital”.

Los dos líderes están de acuerdo en que las políticas monetarias de la UE deben seguir siendo expansivas en los próximos años, y pretenden que el sucesor de Merkel, muy probablemente el socialdemócrata Olaf Scholz, también coincida, según funcionarios del gobierno que pidieron no ser nombrados.

En el ámbito de la política exterior, Draghi hizo que Italia volviera a adoptar una postura euroatlánticista más tradicional, lo que a su vez podría dar lugar a un mayor activismo ítalo-francés, según Tocci, que también fue asesor de la anterior responsable de política exterior de la UE, Federica Mogherini.

Los puntos de vista de los dos líderes sobre China y Rusia también convergen, y cada vez están más alineados sobre Libia. La idea de organizar una conferencia para debatir las formas de estabilizar el país norteafricano surgió durante una de sus primeras reuniones, según un funcionario del Elíseo. A la reunión asistirá la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

Mientras se prepara para asumir la presidencia rotatoria de la UE, Macron va a necesitar toda la ayuda posible, ya que ha alienado a otros líderes europeos.

Sin duda, Macron y Draghi no tendrán el escenario de la UE para ellos solos, ya que Polonia es el principal actor en el problemático este del bloque y los Países Bajos no son partidarios de la generosidad fiscal. La Alemania de Scholz y sus nuevos socios de coalición no tienen la seriedad de Merkel, pero seguro quieren imponerse a nivel europeo.

Si los dos líderes quieren transformar su cordial relación en beneficios concretos, no faltan lugares por donde empezar.

Un vínculo con Fincantieri Spa y Chantiers de l’Atlantique para crear una potencia de transporte naval global acordado por los dos gobiernos en 2018 fue desechado a principios de este año, al menos en parte porque las empresas no pudieron ponerse de acuerdo sobre cómo trabajar juntas. Por otra parte, la italiana Avio Aero y la francesa Safran compiten por el lucrativo contrato de fabricación de motores Eurodrone.

El periódico italiano La Repubblica informó el viernes que Macron y Draghi ya han mantenido conversaciones sobre una posible oferta del holding franco-alemán KMW+Nexter Defense Systems por las unidades de Leonardo Oto Melara y Whitehead Sistemi Subacquei (WASS).

Las diferencias sobre África subsahariana son significativas. Un diplomático elogió el importante compromiso de Italia en la fuerza Takuba, liderada por Francia, que lucha contra los extremistas islámicos, pero subrayó que la reticencia de Roma a imponer sanciones a la junta de Mali dificulta los esfuerzos de presión. El funcionario también dijo que Macron y Draghi tienen puntos de vista diferentes sobre Etiopía y Somalia.

Las relaciones no siempre fueron tan fluidas entre Italia y Francia.

El gobierno de coalición surgido de las elecciones italianas de 2018 barrió a una administración mayoritaria aliada con la visión de Macron de una mayor integración europea. Los enfrentamientos comenzaron casi al instante.

Luigi Di Maio, entonces viceprimer ministro italiano, culpó de la emigración africana a las políticas económicas francesas y se reunió con miembros del movimiento de protesta Chalecos Amarillos, una espina en el costado de Macron. El otro viceprimer ministro italiano, el ministro del Interior Matteo Salvini, discutió a menudo con Macron sobre migración, apodándolo en una ocasión “un joven educado que bebe demasiado champán.”

En un momento dado, el rencor amenazó con hacer descarrilar costosas exposiciones de arte previstas para celebrar el 500 aniversario de la muerte de Leonardo Da Vinci: el pintor italiano murió en Francia y algunas de sus obras más famosas, incluida la Mona Lisa, están en París.

“Los franceses han tenido históricamente una tendencia a mirar ligeramente por encima del hombro a los italianos y eso cambió con Draghi”, dijo un diplomático.

Mario Draghi y Emmanuel Macron

Ver más: Finalmente hace frío y Europa no tiene suficiente gas

La admiración de Macron por Draghi quedó de manifiesto ya en 2019, cuando pronunció un discurso de despedida para él en el BCE. El presidente francés elogió la visión, la ética y la autoridad intelectual de Draghi, comparándolo con Konrad Adenauer, el primer canciller de Alemania Occidental, y con Robert Schuman, considerado uno de los padres de Europa.

Después de que ambos se conocieran en persona en Bruselas el pasado mes de junio, el vínculo comenzó a formarse.

“El hecho de que Draghi proceda de ese ámbito, el de la economía, hizo que fuera más fácil ver en Macron un socio natural”, dice Tocci. “La forma en que Draghi ve el mundo está más orientada a la economía que a la política exterior. Para Macron, aquí hay alguien que no sólo quiere reconstruir la relación, sino que también tiene las credenciales.”

Con la asistencia de John Follain.

Ver más: Draghi quiere creer en los avances climáticos del G-20, pero son pequeños