Europa

Putin reúne tropas para decirle a la OTAN que se mantenga fuera de Ucrania

La concentración militar de Rusia hace temer a EE.UU. una invasión al país europeo y así se lo comunicó a la UE el jueves.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Vladimir Putin tiene un mensaje para Estados Unidos y sus aliados: Moscú no tolerará la expansión sigilosa de sus fuerzas armadas en Ucrania.

Eso es lo que le ha dicho a la canciller alemana, Angela Merkel, y a otros funcionarios occidentales que le han llamado en los últimos días para advertirle de lo que dicen es una nueva acumulación de tanques y tropas cerca de la frontera con su vecino y que tiene a Washington y algunas otras capitales preocupadas por la posibilidad de que el presidente ruso pueda estar planeando una repetición de la invasión de 2014.

En Moscú, altos funcionarios y otras personas cercanas a la cúpula de liderazgo dicen que el Kremlin pretende dejar claro que cualquier nuevo paso occidental para proporcionar armas o ampliar las instalaciones militares en Ucrania cruzaría la línea roja de Rusia.

“Puede que el ingreso formal en la OTAN nunca se produzca, pero la expansión militar en el territorio ya está en marcha, y esto realmente supone una amenaza para la Federación Rusa”, dijo Putin el mes pasado.

Un juego de alto riesgo

Las maniobras de alto riesgo en torno a Ucrania se producen mientras el Kremlin se enfrenta a Europa por el suministro de energía y los inmigrantes que intentan ingresar a la UE desde su aliada Bielorrusia. Los movimientos reflejan una profunda convicción en Moscú de que la disminución del poder de un EE.UU. desgarrado por la división interna y la inminente salida de Merkel, alguna vez la voz dominante de Europa, limitan el potencial de una oposición occidental coordinada, según personas cercanas al liderazgo ruso.

Rusia no tiene la intención de iniciar hostilidades con Ucrania ahora, pero quiere demostrar que está lista para usar la fuerza si fuera necesario, dijeron las personas. Para Putin, la perspectiva de fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en suelo ucraniano es un escenario de pesadilla y hará cualquier cosa para detenerlo, dijo una persona cercana al liderazgo ruso. La reciente retórica estadounidense sobre el tema y el uso de un dron de fabricación turca por parte de Ucrania se han sumado a la sensación de alarma.

“Rusia aplicará presión donde pueda”, dijo Andrey Kortunov, director del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, fundado por el Kremlin. “Existe una preocupación real por las actividades de la OTAN en Ucrania. Esta es una medida preventiva “.

La última vez que Rusia llevó a cabo un gran despliegue cerca de Ucrania fue en primavera, provocando las advertencias de Occidente. El Kremlin anunció una retirada después de que el presidente de EE.UU., Joe Biden, llamara a Putin y acordara una cumbre, que tuvo lugar en junio.

Esta vez, EE.UU. ha advertido a sus socios europeos sobre el riesgo de una nueva operación militar, aunque el número de tropas hasta ahora parece estar muy por debajo de las aproximadamente 100.000 que participaron en la primavera. La última evaluación de EE.UU. se basa en pruebas disponibles públicamente, según funcionarios familiarizados con el pensamiento de la administración. Sin embargo, algunos gobiernos europeos no están tan seguros de que una invasión sea una amenaza inminente y consideran que el principal objetivo de Moscú es la intimidación, según los funcionarios europeos.

Resistir las sanciones

Después de siete años de sanciones occidentales en constante aumento y con reservas financieras en niveles récord, el Kremlin ha demostrado hasta ahora que puede resistir todas las sanciones, excepto las más severas, que Occidente podría imponer, según personas cercanas al liderazgo. La represión sobre los opositores ha erradicado cualquier amenaza política en el país.

El portavoz Dmitry Peskov desestimó el viernes los informes sobre la preocupación de EE.UU. por una invasión planeada como “esfuerzos vacíos e infundados para exacerbar las tensiones”, repitiendo declaraciones anteriores de que los movimientos de tropas en su propio territorio son un asunto interno.

“La presencia de tropas rusas cerca de la frontera nos permite compensar los riesgos”, dijo Svetlana Zhurova, vicepresidenta del Comité de Asuntos Internacionales en la cámara baja del parlamento. “Es un elemento disuasivo”.

Un alto funcionario de inteligencia occidental dijo el viernes que las intenciones de Rusia siguen sin estar claras, pero con las fuerzas lo suficientemente cerca de la frontera para ser utilizadas rápidamente y la historia de acción militar de Moscú contra sus vecinos, EE.UU. y sus aliados deben considerar todas las posibilidades.

El Secretario de Estado Antony Blinken dijo que EE.UU. sigue preocupado por la acumulación de tropas. “No puedo hablar de las intenciones de Rusia. No sabemos cuáles son”, dijo el viernes. “Sería un grave error que Rusia se dedicara a repetir lo que hizo en 2014″.

Los ministros de Exteriores y de Defensa de Francia dijeron a sus homólogos rusos en una reunión en París el viernes que cualquier nuevo ataque a Ucrania tendría “graves consecuencias”, según un comunicado.

Los funcionarios de Moscú citan lo que ven como una serie de hechos preocupantes recientes relacionados a vínculos militares más estrechos entre EE.UU. y sus aliados y Ucrania. En una visita a Kiev el 19 de octubre, el secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, dijo que “ningún tercero (en relación a países) tiene derecho de veto sobre las decisiones de membresía de la OTAN”. Más tarde, el mes pasado, Ucrania utilizó por primera vez un dron fabricado por Turquía, miembro de la OTAN, para atacar un obús separatista respaldado por Rusia en respuesta a un ataque que mató a un soldado e hirió a otro.

Escalada militar

Esta semana, funcionarios rusos se han quejado de lo que, según ellos, es un aumento de las operaciones de los buques de guerra occidentales en el Mar Negro y de los aviones de reconocimiento a lo largo de sus fronteras.

“Hay una escalada militar en ambos lados”, dijo Fyodor Lukyanov, jefe del Consejo de Política Exterior y de Defensa, que asesora al Kremlin. “Rusia está señalando que, por mucho que Ucrania aumente su potencial militar, no puede ganar esta guerra”.

En contraste con la acumulación bastante abierta que tuvo lugar durante la primavera boreal, el reciente despliegue ruso es encubierto, generalmente tiene lugar por la noche y está a cargo de unidades terrestres de élite, según la empresa de inteligencia de defensa Janes. Rusia sigue trasladando más tanques, artillería autopropulsada, vehículos de combate de infantería y tropas a zonas cercanas a Ucrania, dijo el viernes Janes, con sede en Londres.

Sin embargo, los riesgos para Rusia de una ofensiva militar a gran escala serían inmensos, y probablemente desencadenarían nuevas sanciones económicas y una lucha prolongada en Ucrania, reconocen funcionarios y analistas en Moscú.

Por ahora, Rusia puede estar satisfecha de haber captado la atención de la administración Biden, dijo Vladimir Frolov, un ex diplomático ruso que ahora es un analista de política exterior con sede en Moscú.

“Rusia ha redistribuido las fuerzas de manera que permita una rápida acción militar”, dijo. “Todavía no hay indicios de que se esté preparando una gran ofensiva inmediata”.

Ver más: G20: Xi Jinping y Putin piden igualdad de trato para las vacunas

Con la asistencia de Irina Reznik, Evgenia Pismennaya, John Follain y Peter Martin.