Economía

Temores inflacionarios son un riesgo para el consumidor de EE. UU.

Más consumidores notaron un aumento en los precios de las casas, vehículos y bienes duraderos

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El reciente aumento de la inflación corre el riesgo de hacer mella en el acelerado crecimiento del gasto que ha impulsado la recuperación económica de Estados Unidos durante la pandemia, al menos en el corto plazo.

Esa es la conclusión que sacaron algunos economistas de la caída inesperada en la confianza del consumidor divulgada el viernes, impulsada principalmente por los temores sobre la subida de los precios. Una caída a principios de noviembre puede presagiar una moderación del consumo en los próximos meses.

“A corto plazo, la escasez y los precios deberían restringir el gasto ajustado a la inflación”, dijo la economista de Bloomberg Eliza Winger en una nota. “De cara al futuro, el riesgo es enorme, los aumentos de precios persistentes alimentan la psique de inflación del consumidor”.

Gasto del consumidor a principios de noviembre

La medida de la confianza de la Universidad de Michigan cayó este mes, por debajo de todos los pronósticos. Y el informe mostró que las condiciones de compra de artículos para el hogar también se deterioraron drásticamente, cayendo a la segunda lectura más baja en los datos desde 1978.

Uno de cada cuatro consultados en la encuesta dijo que la inflación había reducido su nivel de vida y más consumidores notaron un aumento en los precios de las casas, vehículos y bienes duraderos. Ese es un cambio notable con respecto al mes anterior, cuando uno de cada cinco mencionó un deterioro en el nivel de vida.

“Con vistas a una inflación creciente y perspectivas pesimistas sobre las finanzas, no sorprende que las condiciones de compra se desplomaran a principios de noviembre”, dijeron economistas de Wells Fargo & Co. en una nota. “El gasto del consumidor ya ha comenzado a pasar de bienes a servicios, pero a primera vista estas percepciones son preocupantes para las perspectivas”.

Investigación publicada a principios de octubre argumentó que la disminución de las expectativas de los consumidores sugiere que la economía está en recesión, aunque el crecimiento del empleo y los salarios indique lo contrario.

Si bien los salarios aumentan a un ritmo récord a medida que las empresas trabajan para atraer nuevos empleados, la inflación está erosionando el poder adquisitivo. Las ganancias promedio por hora ajustadas por inflación en octubre fueron 1.2% más bajas que un año antes.

“Las empresas han podido evitar un impacto en sus ganancias al trasladar los costos de insumos más altos a los consumidores”, dijeron los economistas de Wells Fargo en su nota. Pero “pronto se encontrarán con resistencia dado el movimiento pesimista en las opiniones de los consumidores sobre las finanzas de su hogar”.

Confianza del consumidor

Aún así, muchos hogares estadounidenses siguen inundados de efectivo proveniente de los ahorros acumulados durante la pandemia. Incluso cuando la ayuda pandémica ha expirado y los precios están subiendo, hay mucha demanda reprimida antes de la temporada navideña, especialmente de familias de mayores ingresos.

“Nos sorprendería que a esta caída de la confianza le siga una reducción del gasto, que en última instancia es lo que importa”, dijo en una nota Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics.

--Con la ayuda de Jordan Yadoo .