Estilo de vida

Economía multimillonaria está en auge, y aviones privados escasean

La demanda de super yates, mansiones y aviones se dispara, impulsada por el endeudamiento barato y el aumento de la riqueza.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El Global 5500 de Bombardier tiene una velocidad máxima de 594 millas (955.95 kilómetros) por hora y puede volar sin escalas desde Los Ángeles a Moscú.

Disponible por alrededor de US$45 millones, el avión bimotor puede aterrizar fácilmente en aeródromos complicados y acomodar a una docena de pasajeros.

Michael Spencer, el multimillonario fundador del Grupo NEX, adquirió uno este año. Es uno de los pocos afortunados que tienen un nuevo jet, ya que los fabricantes de aviones privados se esfuerzan por satisfacer la demanda récord de los cada vez más ricos.

“El mercado está en una posición en la que nunca antes había estado”, dijo Christopher Marich, cofundador de MySky, una plataforma de gestión en línea para propietarios de aviones. “Por cada avión que hay, hay dos o tres compradores de modelos populares”.

Los representantes de Spencer no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Economía multimillonaria

El hambre de aviones caros es solo el ejemplo más reciente del auge de la economía multimillonaria, donde la demanda de mansiones, barcos y muchos objetos de colección ha superado los niveles anteriores a la pandemia del Covid-19

El número de super yates vendidos este año hasta mediados de octubre ha aumentado un 60%, hasta 523, con respecto al mismo periodo del año anterior, según un estudio de SuperYacht Times. Más de una cuarta parte de esas compras fueron de embarcaciones nuevas.

Mientras tanto, los precios de algunas de las viviendas más caras del mundo se disparan. El inversionista de riesgo Marc Andreessen acaba de gastar US$177 millones en una finca en Malibú. El titán del capital privado Leon Black pagó unos modestos US$28 millones por una mansión en uno de los barrios más exclusivos de Londres.

“Los verdaderos ricos del mundo parecen estar viajando de nuevo y queriendo hacer cosas”, dijo Paul Welch, fundador de MillionPlus.com, un mercado online de propiedades de lujo, yates y jets. “Tengo gente que compra inmuebles en Londres desde Indonesia, Canadá y Hong Kong”.

Deuda barata

Sin embargo, pocas áreas muestran una demanda tan fuerte como la de los nuevos aviones privados, impulsada en parte por el Covid-19.

Entre los que están derrochando están los multimillonarios del gigante químico londinense Ineos, Jim Ratcliffe, Andy Currie y John Reece. Ellos han comprado al menos dos aviones Gulfstream y un helicóptero Airbus SE entre todos ellos desde principios de 2020 a través de las empresas que controlan, según muestran los archivos de reguladores. Las empresas de los ejecutivos son ahora propietarias registradas de más de media docena de aviones, incluyendo un nuevo Gulfstream G600 que suele tener un precio de lista de unos US$55 millones.

Un portavoz de Ineos dijo que el avión de la empresa, de propiedad cerrada, ha sido vital para ayudar a los altos directivos a realizar los viajes esenciales durante la pandemia, añadiendo que la empresa trata de realizar sus negocios virtualmente siempre que puede.

Aunque la pandemia en sí misma ha alimentado el interés por los viajes y el ocio de mínimo contacto, el principal motor de la moda de los juguetes extravagantes es el aumento de la riqueza. Las 500 personas más ricas del mundo han sumado US$1,2 billones a sus fortunas este año hasta octubre, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, impulsado por el auge de los mercados bursátiles y los bancos centrales que inundan las economías con dinero nuevo.

Estas fuerzas también han generado docenas de nuevos multimillonarios este año, acuñados a partir de ofertas públicas iniciales, acuerdos SPAC, criptomonedas y fusiones de empresas.

Con los tipos de interés rondando mínimos históricos, los ultrarricos también recurren con frecuencia al crédito para financiar sus compras. Spencer, que invierte a través de su oficina familiar IPGL tras la venta de US$5.500 millones de su firma de servicios financieros a CME Group en 2018, obtuvo un préstamo de Credit Suisse Group AG para su nuevo Bombardier, según los archivos.

Morgan Stanley, Bank of America Corp. y JPMorgan Chase & Co. están entre los bancos que informaron de saltos este año en el valor de los préstamos respaldados por activos que han extendido a los clientes. Estos préstamos, que normalmente se conceden contra viviendas o participaciones en empresas públicas o privadas, proporcionan a los ricos dinero en efectivo para pagar su estilo de vida sin tener que vender sus activos.

Los saldos de los préstamos del negocio de gestión de patrimonios de UBS Group AG en Estados Unidos crecieron hasta US$87.500 millones en el tercer trimestre, un 27% más que un año antes. Los prestamistas de nicho también están experimentando el repunte. Vivek Kaushal, CEO de Global Jet Capital, especialista en financiación de aeronaves, dijo que su negocio está preparado para superar los niveles anteriores a la pandemia, a medida que aumenta la demanda de financiación.

“Todo el mercado está creciendo”, dijo.

En EE.UU., el mayor mercado del sector de los aviones privados, los incentivos fiscales también han impulsado la demanda. El proyecto de ley de impuestos de 2017 permitió a los compradores amortizar el importe total del coste de su nuevo avión en sus declaraciones de impuestos federales, haciendo que un jet privado sea asequible para los estadounidenses más ricos.

El número de vuelos privados que salieron este año hasta mediados de octubre desde el aeropuerto de Teterboro, en Nueva Jersey, el centro de vuelos privados más concurrido del país, aumentó un 61% respecto al año anterior, según la empresa de datos de aviación WingX.

En Europa y Asia, la demanda de aviación privada está aumentando a medida que más países reabren sus fronteras. En todo el mundo, los viajes en jets privados fueron un 19% más altos el mes pasado en comparación con octubre de 2019, según WingX, lo que pone a la industria en camino de su año más ocupado.

El contragolpe de la riqueza

Aun así, hay crecientes indicadores de que los tiempos de auge para los multimillonarios pueden estar llegando a su punto máximo. El descontento popular con las crecientes diferencias de riqueza ha animado a los legisladores de todo el mundo a aumentar los impuestos a los ricos, aunque la propuesta de un “impuesto a los multimillonarios” en EE.UU., no duró mucho.

Los tipos de interés están empezando a subir y China ha puesto a sus ciudadanos más ricos sobre aviso con su impulso de “prosperidad común” para revertir la desigualdad, como demuestra la presión ejercida por las autoridades sobre el presidente del grupo chino Evergrande, Hui Ka Yan, para que eche mano de su propio bolsillo y evite el impago del asediado desarrollador inmobiliario.

El aumento de los viajes en aviones privados también ha coincidido con una mayor concienciación sobre la excesiva huella de carbono por pasajero. Las emisiones de gases de efecto invernadero de los aviones privados aumentan más rápidamente que las de los aviones comerciales, según un estudio publicado este año por el grupo de campaña Transport & Environment, con sede en Bruselas.

Las empresas de aviación privada ofrecen programas de compensación de carbono para combatir la preocupación por las emisiones, y algunas aspiran a ser neutrales en carbono esta década. Los aviones privados representan alrededor del 2% del total de gases de efecto invernadero generados por los viajes aéreos, pero sus niveles van a aumentar a medida que el creciente número de personas con grandes ingresos se decante por los vuelos privados.

“Más gente está lista para comprar un avión”, dice Marich de MySky. “También más gente está empezando desde arriba”.

Ver más: Airbus: 39.000 nuevos aviones para 2040 luego de la turbulencia pandémica

-Con la asistencia de William Wilkes y Thomas Black.