Supermercado
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Es difícil seguir las noticias sin encontrar informes sobre la inflación que suenen atemorizantes. A menudo se basan en medidas de inflación amplias como el índice de precios al consumidor, que ha aumentado un 5% o más año tras año durante seis meses consecutivos desde mayo, la racha más larga desde principios de la década de 1990.

La implicación, si no el mensaje explícito, es que el costo de todo se está disparando, pero eso no es del todo cierto. Debajo de las cifras de inflación general, hay una amplia variación de aumentos de precios. El costo de algunas cosas, como el transporte y el gas, está aumentando a un ritmo significativo. Otros, como el alquiler y la atención médica, son solo modestamente más caros.

Observé esos componentes del IPC, así como los alimentos, la ropa y la electricidad, porque tienen los datos históricos superpuestos más largos, desde 1936. Quería comparar lo que impulsa la inflación hoy con episodios inflacionarios anteriores. Lo que encontré es que, contrariamente a la percepción general, los precios generalmente no aumentan al mismo tiempo o ritmo, incluso durante episodios de alta inflación.

De hecho, con pocas excepciones, ha habido poca o ninguna correlación entre las tasas de inflación anual de los siete componentes que examiné. Los cambios de precios de los alimentos y la ropa parecen moverse en conjunto la mayor parte del tiempo (0,7) y, en menor medida, también lo hacen el alquiler, la atención médica y la electricidad (0,6). Pero, en general, el aumento de precios en una categoría no indica movimientos de precios en otros lugares. (Una correlación de 1 implica que dos variables se mueven perfectamente en la misma dirección, mientras que una correlación de 1 negativo implica que dos variables se mueven perfectamente en la dirección opuesta).

Inflación General

Esa variación en los movimientos de precios fue evidente durante los peores episodios inflacionarios. Cuando los precios subieron de 1945 a 1948 después de la Segunda Guerra Mundial, el costo de la comida y la ropa subió más del 10% al año, mientras que el del gas y la electricidad apenas se movió. Hubo menos variación durante el pico de estanflación de 1977 a 1981, pero las tasas de inflación de los componentes individuales aún variaron mucho. Los precios de la gasolina subieron un 15% anual, mientras que los alimentos y la ropa aumentaron un 9% y un 5% anual.

Diferencia de precios del IPC

Esa variación es aún más amplia hoy. Los cambios año tras año en los costos de transporte y los precios de la gasolina han promediado cerca del 20% durante los últimos seis meses, mientras que el alquiler y la atención médica han aumentado en un promedio de solo 1% a 2%. Los alimentos, la ropa y la electricidad están más cerca del extremo inferior de ese rango, aumentando en un promedio del 4% al 5%.

La inflación no es igual

Es útil saberlo. Por un lado, ayuda a enfocar la respuesta de los gobiernos. Si el reciente aumento de la inflación se debe principalmente a mayores costos de transporte y energía, y en mucho menor medida a alimentos y ropa, entonces los responsables políticos deberían redoblar sus esfuerzos para restaurar las líneas de suministro globales y alentar una mayor producción de energía mientras tanto.

Saber qué está impulsando la inflación general también ayuda a informar el debate sobre si podría ser transitorio. En la medida en que la mayor inflación se deba principalmente al control de Covid-19 sobre el flujo de bienes, a diferencia de servicios como la atención médica que dependen menos de las cadenas de suministro, los aumentos de precios deberían disminuir a medida que la pandemia se desvanece. Ese tipo de visibilidad podría incluso calmar los temores inflacionarios, lo que puede ayudar a la estabilidad de precios al disuadir a los consumidores de hacer compras compulsivas anticipando precios más altos.

Y sí, la inflación aún puede ser transitoria. A partir de agosto de 1990, el IPC aumentó más del 5% interanual durante siete meses consecutivos y luego disminuyó gradualmente a menos del 3% varios meses después, que es aproximadamente la tasa de inflación a largo plazo en los EE.UU. Los meses serán reveladores, pero para obtener más información ahora, mire las cifras detrás de la inflación general.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.