PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

América Latina busca vender más bonos verdes tras la COP26

Según el Banco Mundial, la demanda de este tipo de bonos ecologicos está creciendo “exponencialmente”.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Los Ministerios de Hacienda de América Latina muestran gran apetito por el mercado en auge de los llamados bonos verdes tras la cumbre COP26 de las Naciones Unidas, según el Banco Mundial.

Los acuerdos alcanzados en el evento en Glasgow este mes, donde los países acordaron combatir el cambio climático deteniendo la deforestación y recortando el uso del carbón, han acelerado la demanda de emisión de deuda cuyos ingresos se destinen a proyectos ambientales, dijo Rodrigo Cabral, oficial financiero senior de la tesorería del Banco Mundial. El banco trabaja de la mano con los gobiernos para estructurar los bonos.

PUBLICIDAD

“La demanda que estamos recibiendo para hablar con soberanos está creciendo exponencialmente”, dijo Cabral.

Incluso antes de la cumbre, el mercado estaba creciendo rápidamente. Gobiernos del mundo han vendido US$92.300 millones en bonos verdes en lo que va del año, superando ya el total de US$37.500 millones de todo 2020, según datos compilados por Bloomberg Intelligence.

Chile vende deuda verde en el extranjero desde 2019, mientras que Colombia se convirtió recientemente en el primero de sus pares regionales en vender dichos bonos en los mercados nacionales. México, Perú, Ecuador y Guatemala también han emitido valores que financian proyectos ambientales, sociales y de gobernanza corporativa (ESG), pero otras naciones de la región aún no han hecho lo mismo.

PUBLICIDAD

Desde 2008, el Banco Mundial ha emitido bonos verdes denominados en divisas de mercados emergentes para ayudar a desarrollar los mercados de capital nacionales. Vendió por última vez en octubre el equivalente a más de US$70 millones en pesos mexicanos y casi US$40 millones en pesos colombianos.

La mayoría de los países latinoamericanos que buscan vender deuda ESG probablemente acudirán al mercado internacional primero, dijo Cabral, agregando que anticipa “muchos recién llegados” al mercado en el próximo año o dos.

Ante la alta demanda de inversionistas de deuda o acciones que afirman ser socialmente responsables, algunos inversionistas están atentos al “greenwashing”, con el cual los emisores tergiversan sus credenciales ambientales para aprovechar los menores costos de endeudamiento.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD