Ahora corresponde a los gobiernos y a las autoridades locales adaptarse a un panorama vírico que cambia rápidamente y que sigue siendo borroso en algunos lugares.

La UE implementará nuevas reglas de viaje ante una nueva ola de Covid-19.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Al menos estamos aprendiendo. ¿Recuerdan cuando la primera reacción ante el brote de un virus mortal en Wuhan fue disuadir a la gente de que cambiara sus planes de viaje?

El gobierno sudafricano no se quedó quieto con la información sobre una nueva variante preocupante del SARS-CoV-2, que la Organización Mundial de la Salud ha bautizado como omicron. No le restó importancia. Al contrario, las autoridades compartieron diapositivas detalladas para que los países pudieran desarrollar sus respuestas.

PUBLICIDAD

Ahora corresponde a los gobiernos y a las autoridades locales adaptarse a un panorama vírico que cambia rápidamente y que sigue siendo borroso en algunos lugares.

La secuenciación genómica de las infecciones en Sudáfrica descubrió que la variante B.1.1.529 contenía muchas más mutaciones que la variante dominante delta. Lo más preocupante es que algunas de las mutaciones se producen en la zona de la proteína de la espiga a la que se dirigen los anticuerpos. Esto podría significar que las vacunas existentes serán menos eficaces, algo que deberíamos saber con más certeza en las próximas semanas.

El viernes por la tarde, la OMS denominó a la variante omicron (no “nu”, que parecía ser el consenso de Twitter; y, en algunas conversaciones, una mutación anterior designada “mu”). También se le ha llamado “variante preocupante”, lo que significa que contiene cambios genéticos que se sabe que afectan a la transmisibilidad, a la gravedad de la enfermedad o que evaden las vacunas y las terapias.

PUBLICIDAD

Ciertamente, la transmisibilidad de la omicron parece extremadamente alta. La OMS fue alertada el 24 de noviembre y dice que la variante se identificó a partir de una muestra recogida el 9 de noviembre. Ya está presente en la mayoría de las provincias de Sudáfrica, junto con Botsuana, y se han detectado casos en Hong Kong, Israel y Bélgica. Es muy probable que también se haya extendido más allá de esos lugares.

Aunque las autoridades sudafricanas no están contentas con ello, las restricciones a los viajes son la primera respuesta obvia. El gobierno del Reino Unido anunció el jueves por la noche la prohibición temporal de viajar a varios países. Sin embargo, cuando un vuelo procedente de Gauteng -la provincia sudafricana que incluye Johannesburgo- llegó a Londres el viernes, unos 300 pasajeros fueron liberados en la naturaleza con sólo un mensaje de advertencia para que se autoaislen y se hagan algunas pruebas. (Para un gobierno que se ha quejado mucho de los laxos controles fronterizos franceses, eso cuenta como un gol en contra).

Mientras tanto, Israel puso nuevas restricciones a los viajes, cuarentenas y pruebas PCR en la frontera. La UE recomendó un “freno de emergencia” a los viajes desde Sudáfrica. Estas restricciones no hacen más que ganar un poco de tiempo para trazar los próximos pasos. Si los científicos confirman que el omicron puede efectivamente escapar a las defensas de las vacunas actuales, entonces se inicia la carrera para desarrollar un arma defensiva mejor.

PUBLICIDAD

Pfizer Inc. dice que puede suministrar una vacuna que contrarreste la nueva variante en los 100 días siguientes a la secuenciación. Eso es rápido. Es probable que los organismos reguladores, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, aceleren los procesos de aprobación de las vacunas que se acaban de ajustar a las nuevas variantes. Pfizer calcula que podría fabricar 4.000 millones de dosis en los primeros 12 meses. Es probable que otros 8.000 millones de dosis de las vacunas de Moderna Inc. y AstraZeneca Plc estén disponibles en un plazo similar.

Aun así, habrá que hacer pruebas con la vacuna actualizada. Llevarla a un número suficiente de brazos llevará muchos meses, incluso con los sistemas de entrega preparados por el actual despliegue de vacunas.

También serán importantes otras líneas de defensa. Hay dudas sobre si la nueva variante puede cambiar la eficacia de los tratamientos con anticuerpos monoclonales, proteínas que se adhieren a una diana específica en la proteína de la espiga del virus y que pueden ser una herramienta clave en el tratamiento de la infección temprana e incluso como profilaxis en aquellos vulnerables a la enfermedad grave.

PUBLICIDAD

Quizá tengamos suerte. Los autores de un estudio publicado en la revista Nature en septiembre descubrieron la presencia de “abundantes” dianas de anticuerpos neutralizantes en la proteína de la espiga del virus SARS-Co-V-2; al parecer, hacen falta muchas mutaciones para escapar a las vacunas o a la infección natural. Por otra parte, el omicron tiene alrededor de 50 mutaciones y más de 30 en la proteína spike, mucho más que la variante delta. Diez de las mutaciones se encuentran en el llamado dominio de unión al receptor (RBD), que es la parte del virus que entra en contacto con las células en primer lugar; eso es comparado con dos con delta.

Omicron era una probabilidad estadística mucho antes de que apareciera realmente. Con una tasa de vacunación del 24%, no es de extrañar que apareciera por primera vez en Sudáfrica. El caso de Hong Kong fue en un viajero vacunado; el belga en uno no vacunado. Cuanto más tiempo se tarde en vacunar a poblaciones enteras, más rápido recorreremos el alfabeto griego con nuevas variantes; la única forma de evitarlo es vacunar a más personas con mayor rapidez.

Sea cual sea el lugar en el que se plantee el omicron, es probable que necesitemos el ya conocido abanico de medidas de detección y mitigación: mandatos de mascarilla en lugares públicos, pruebas más frecuentes y orientación para trabajar desde casa. Aunque estas medidas ya están en vigor en gran parte de Europa, sería una regresión no deseada para el Reino Unido, donde el uso de máscaras es cada vez más raro.

PUBLICIDAD

La transparencia de Sudáfrica y la pronta respuesta sugieren que al menos estamos aprendiendo la primera lección de la gestión de pandemias: que “esperar y ver” es una estrategia perdedora.

--Con la colaboración de Sam Fazeli.