Vacunación para mayores de 18
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Uno de los misterios que perdura de la pandemia es Covid-19 persistente (Long Covid, su nombre en inglés), el término utilizado para una variedad de síntomas, desde dificultad para respirar y fatiga hasta déficits cognitivos, que continúan muchas semanas o meses después de que alguien ha sido infectado con SARS-CoV-2. Con investigaciones que sugieren que hasta el 30% de las personas que han tenido Covid-19 se ven afectadas por Covid-19 persistente, los gobiernos han dedicado clínicas especiales y fondos de investigación importantes para la afección.

El tema también ha sido divisivo, con las redes sociales llenas de grupos de apoyo y escépticos. Los escépticos utilizaron un estudio francés reciente que mostraba alguna correlación entre la creencia de una persona de que tenía Covid-19 y su reporte de los síntomas del Covid-19 persistente para afirmar que la afección no existe (una conclusión que el estudio no respalda ). Sin embargo, otro estudio nuevo sugiere que las vacunas reducen el riesgo de Covid-19 persistente, incluso entre aquellos que reciben vacunas después de haber tenido Covid-19.

PUBLICIDAD

Therese Raphael, de Bloomberg Opinion, habló con el analista farmacéutico senior de Bloomberg Intelligence, Sam Fazeli, sobre el estudio y cómo debemos mirar ahora al Covid-19 persistente.

Vacunas Pfizer

Therese Raphael: Cuando por primera vez se lanzaron las vacunas, algunas personas con Covid-19 persistente, los long haulers (larga distancia en español) como se les llama a menudo en los EE.UU., informaron que sus síntomas empeoraron después de la vacunación. ¿Este estudio reciente, publicado la semana pasada en medRxiv y aún no revisado por pares, ha resuelto algunas de estas preocupaciones?

Sam Fazeli: Este es un estudio bienvenido en un área donde ha habido desacuerdos, con al menos un artículo que no muestra ningún impacto de la vacunación en el riesgo de Covid-19 persistente. Con este estudio, la evidencia se mueve a favor de que la vacunación reduzca, pero no elimine, el riesgo de Covid-19 persistente.

PUBLICIDAD

Hay dos observaciones clave. Primero, encontraron una reducción de siete a diez veces en el riesgo de Covid-19 persistente en personas infectadas que habían recibido una dosis de cualquiera de las tres vacunas autorizadas en los EE. UU. (De Moderna Inc., Pfizer Inc. o Johnson & Johnson ). Los autores definieron Covid-19 persistente como dos o más síntomas continuos. El efecto se redujo a 4,5 veces si definieron Covid-19 persistente como “cualquier síntoma”.

La segunda observación interesante fue que vacunar a las personas incluso después de haber tenido Covid-19 condujo a una reducción, de 1.3 a 5.3 veces, en el riesgo de contraer Covid-19 persistente, nuevamente dependiendo de la definición de la condición y el intervalo entre la infección y la vacunación.

Sin embargo, como todos los estudios de este tipo que utilizan análisis retrospectivo, existen importantes salvedades. Los autores enumeran al menos seis problemas que podrían haber afectado los datos. También debemos tener en cuenta que el tamaño del grupo que recibió una dosis de vacuna (2,392) antes de la infección fue mucho menor que el del grupo no vacunado (220,460), lo que dificulta el control de todas las variables que podrían haber afectado el resultado, como un desequilibrio. en el origen étnico de los sujetos. Al igual que con algunos otros estudios, la muestra contenía más mujeres que hombres, lo que también podría haber afectado los hallazgos.

PUBLICIDAD

TR: Un hallazgo interesante es que aquellos que fueron vacunados incluso después de haber sido diagnosticados con Covid-19 tenían tres veces menos probabilidades de reportar múltiples síntomas de Covid-19 persistente en comparación con los no vacunados. ¿Por qué podría ser ese el caso?

SF: Hay dos teorías. Una es que hay un “reserva oculta” del virus que está causando los problemas crónicos y que la vacunación provoca una respuesta inmune que elimina la infección. Otra teoría, menos probable, es que al inducir una respuesta inmune específica, la vacuna inhibe una reacción inmune que es responsable de algunos de los síntomas. Los datos de este estudio mostraron una clara correlación entre el tiempo después de la infección en que se administró una dosis de la vacuna y el impacto en los síntomas de Covid-19 persistente, lo que brinda más apoyo a la hipótesis de la reserva oculta.

TR: La recomendación actual de los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. es que aquellos a los que se les diagnostica Covid-19 no se vacunen hasta que se hayan recuperado de la enfermedad aguda. ¿Los hallazgos de este estudio sugieren que deberíamos reconsiderar esa orientación y administrar las vacunas en un menor tiempo a aquellos que han tenido la infección?

PUBLICIDAD

SF: El mejor efecto de la vacunación postinfección en este estudio se observó cuando la dosis se administró dentro de cero a cuatro semanas después de la infección y el menor impacto fue en aquellos vacunados de ocho a 12 semanas después de la infección. Pero el grupo que recibió la vacuna poco después de la infección ya había desarrollado una reacción inmune lo suficientemente fuerte y pudo haber tenido una enfermedad más leve. Entonces, ¿realmente estamos viendo un efecto de la vacuna o hay algo en las personas que resuelven su enfermedad más rápido, o ambos?

Vial de Moderna Inc.

TR: Como mencionaste, este estudio tiene limitaciones. Una es que utiliza datos recopilados antes de la aparición de la variante delta. Obviamente vivimos en la era delta. ¿Cómo te hace ver los resultados?

SF: La diferencia clave entre delta y alfa, la variante dominante anterior de SARS-CoV-2, es su mayor infecciosidad y carga viral. Si el Covid-19 persistente se debe a una reserva oculta de virus, entonces la variante delta puede tener más posibilidades de establecer tal escondite.

PUBLICIDAD

Además, el estudio no analizó el impacto del tiempo entre la vacunación y la infección. Es posible que una infección varios meses después de la vacunación, cuando los niveles de anticuerpos son más bajos, tenga más posibilidades de causar Covid-19 persistente que una más cercana a la fecha de vacunación.

TR: El grupo de EE. UU. habría tenido una de las tres vacunas aprobadas por la FDA y no así la inyección de AstraZeneca Plc que muchos han recibido en Gran Bretaña, pero el estudio no parece haber diferenciado entre ellas. ¿Podría una vacuna particular administrada ser aquí un factor?

SF: Es posible. Esta es otra deficiencia del estudio, pero, francamente, dado el número relativamente pequeño de sujetos vacunados antes de un diagnóstico, no habrían podido sacar muchas conclusiones de todos modos.

PUBLICIDAD

Por un lado, los últimos datos del Reino Unido muestran que tienes un mayor riesgo de infección si fuiste vacunado con de AstraZeneca que con el de Pfizer-BioNTech. Esto podría traducirse en un mayor riesgo de Covid-19 persistente para los vacunados con la de Astra. Por otro lado, si las afirmaciones de que la vacuna de Astra induce una respuesta inmune celular más fuerte, una respuesta de células T, son ciertas, entonces el riesgo de Covid-19 persistente puede reducirse, especialmente si es causado por focos de infección viral en el cuerpo. Pero todavía tengo que ver un estudio rigurosamente realizado que muestre que una vacuna es mejor para inducir células T que otra o que los diferentes niveles tienen algún impacto clínico.

Un vial que contiene la vacuna contra el Covid-19 de Johnson & Johnson.

TR: Presumiblemente, si dos vacunas ayudan a mantener a raya al Covid-19 persistente, una vacuna de refuerzo será una ventaja adicional. ¿Estamos mirando al final de el Covid-19 persistente, posiblemente al menos para aquellos que aún no lo tienen?

SF: Recuerde que este estudio requería que las personas se hubieran puesto al menos una vacuna antes de contraer Covid-19. En realidad, no sabemos qué porcentaje tenía su calendario de vacunación completo. Si se hubieran centrado en personas que habían recibido ambas dosis, el efecto podría haber sido incluso mejor. Y, sí, teóricamente, una tercera inyección debería tener un impacto significativo, aunque solo sea al reducir el riesgo de infección.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.