Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Después de años de tropiezos y malos resultados, el cofundador de Twitter, Jack Dorsey, finalmente se aparta del cargo de CEO. Este movimiento tan esperado crea una oportunidad para que la red social recupere su equilibrio, pero aún queda mucho por hacer.

El lunes, el consejo de administración de la compañía anunció que el veterano de Twitter Parag Agrawal, que ha servido como director de tecnología desde 2017, sucederá a Dorsey como CEO, con efecto inmediato. Dorsey permanecerá en el consejo hasta que su mandato expire el próximo año.

PUBLICIDAD

Las acciones de Twitter se dispararon inicialmente con la noticia de la salida de Dorsey, pero bajaron mientras el mercado digería la noticia de que se había elegido a un candidato interno. Los inversores tienen razón en estar preocupados. Los profundos problemas de Twitter requerirán a alguien que esté dispuesto a actuar de forma agresiva para enderezar el barco, una tarea difícil para un ejecutivo con profundos vínculos con el régimen anterior.

Ha sido un año difícil para Twitter. Durante el día de los analistas de la compañía en febrero, Dorsey habló a lo grande, prometiendo “duplicar la velocidad de desarrollo” de las funciones y estableciendo nuevos objetivos financieros a largo plazo. Pero Wall Street se ha vuelto escéptico sobre la capacidad de la empresa para cumplir sus ambiciones tras una serie de decepciones. El crecimiento de usuarios en Estados Unidos ha sido débil. Los usuarios activos diarios monetizables de la aplicación de redes sociales cayeron en el trimestre de junio con respecto a los tres meses anteriores. A pesar de los beneficios de los Juegos Olímpicos de Verano en Tokio, Twitter tampoco añadió usuarios estadounidenses en los tres meses que terminaron en septiembre, en comparación con el trimestre de junio.

Mientras tanto, los primeros resultados de las nuevas iniciativas de la empresa han sido decepcionantes. Twitter cerró Fleets, su clon de Instagram Stories y Snapchat Stories, apenas unos meses después de su lanzamiento por falta de interés. Su esperado programa Super Follows, que permite a los usuarios cobrar una cuota mensual por contenidos exclusivos para suscriptores, y su oferta de suscripción de pago Twitter Blue han tenido un comienzo lento. Y no ayuda el hecho de que sus rivales estén prosperando. La empresa matriz de Google, Alphabet Inc., por ejemplo, creció a un ritmo más rápido que Twitter en el último trimestre reportado, a pesar de que sus ingresos son más de 40 veces mayores.

PUBLICIDAD

No es sólo el rendimiento financiero. Por muy fácil que sea cuestionar las ambiciones metaversas de Mark Zuckerberg, la empresa matriz de Facebook está ofreciendo el tipo de visión de producto potencialmente transformadora de la que carece Twitter.

Es posible que Agrawal tenga la capacidad de hacer crecer la plataforma para que se expanda más allá de sus usuarios principales. Para poner en marcha ese proceso, debe cambiar fundamentalmente la forma en que la empresa desarrolla sus productos.

En primer lugar, debe escuchar a los usuarios y dar prioridad a las funciones que más les interesan, como la búsqueda de mensajes directos, mejores análisis y un botón de edición de tweets largamente codiciado. Por la razón que sea, Twitter ha ignorado los gritos de sus mayores adeptos. Es hora de que eso cambie.

PUBLICIDAD

En segundo lugar, hay que lograr efectividad a la hora de la ejecución básica del producto. Me desconciertan los fallos de Communities, una nueva y prometedora función diseñada para competir con los Grupos de Facebook, ya que se trata de más tweets, organizados de forma diferente. Los lanzamientos de Fleets y de la herramienta de audio en directo Spaces estuvieron plagados de problemas técnicos, dejando a los nuevos usuarios con una mala impresión del servicio. Funciones como Tips y el servicio de suscripción Blue están lejos de ofrecer la mejor experiencia de usuario. Twitter tiene que reconocer que la ejecución competente del producto es un requisito mínimo para competir en las redes sociales, y que un puñado de grandes apuestas tiene más posibilidades de mover la aguja que un torrente de funciones a medio hacer.

En tercer lugar, desarrollar una mejor estrategia de videos de formato corto. El mundo está cambiando hacia el formato de vídeo corto popularizado por TikTok. YouTube e Instagram están cambiando sus aplicaciones. A pesar de que Twitter no ha tenido éxito en esta categoría con Vine, debe encontrar la manera de participar.

Una peculiaridad de Dorsey es que también es el máximo ejecutivo de Square Inc., compañía que compitió por su atención. La empresa de pagos financieros y Twitter se beneficiarán ahora de tener CEOs a tiempo completo.

PUBLICIDAD

Más allá de pequeños cambios incrementales, el servicio principal de Twitter no ha cambiado mucho en la última década. Agrawal tiene la oportunidad de empezar de nuevo. Si hace los movimientos correctos, podría ser el punto de inflexión que los inversores han estado pidiendo a gritos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.