Boris Johnson
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Una de las reglas extrañas entre los legisladores británicos es que no pueden acusarse abiertamente de mentir. No es un buen augurio para Boris Johnson, ya que el miércoles sus oponentes encontraron numerosas formas de sortear esa convención, con apenas una pizca de protesta de su propia bancada.

El legislador laborista Toby Perkins le pidió que explicara “¿por qué cree que el gran cargo de primer ministro puede tener un estándar más bajo que los trabajos anteriores de los que fue despedido?” El líder laborista Keir Starmer se salió con la suya preguntando: “¿No puede el primer ministro ver por qué el público británico piensa que está mintiendo descaradamente?”, una frase que en cualquier otro momento podría haberle valido una palabra severa del Portavoz.

PUBLICIDAD

Es imposible decir ahora si el “partygate” es lo que pondrá fin a la notable y notablemente resistente vida política de Boris Johnson. A menudo la situación de este primer ministro parece desesperada pero no terminal. Pero no se necesita mucho para ver cómo las más recientes revelaciones lo dejan como un primer ministro más débil y cuánto más fácil será para su partido o para los votantes acortar su mandato.

Johnson ahora admitió haber asistido a una fiesta con alcohol en los jardines de Downing Street durante el apogeo de las restricciones y el confinamiento de la pandemia. En una declaración al Parlamento que se lee como si hubiera pasado por varias rondas de abogados, Johnson dijo que lamenta no haberle dicho a la multitud de 30 o más colegas que dejaran sus copas y se metieran adentro.

Ganó un poco de tiempo el miércoles con una inusual disculpa mientras instaba a los parlamentarios a esperar el informe sobre las fiestas que publicará pronto la funcionaria Sue Gray. Y, sin embargo, cualquier esperanza que pueda tener de que el problema simplemente desaparezca parece fantasiosa.

PUBLICIDAD

Quite el contexto y algunos podrían sentirse tentados a preguntarse si los trabajadores que se reúnen en el jardín de la oficina, efectivamente la residencia de Johnson ya que vive en el 10 de Downing Street, es realmente un delito por el que se le puede despedir. Los trabajadores clave estaban exentos de las reglas para trabajar desde el hogar, por lo que la presencia de personal gubernamental superior en un lugar de trabajo podría justificarse por esos motivos. La mayoría de los lugares de trabajo no sancionan el beber en el trabajo, pero hay muchos donde las bebidas son ocasionalmente una extensión de ello. En su disculpa parcial, Johnson dijo que se presentó durante 25 minutos para agradecerles por su trabajo y se fue.

Y, sin embargo, la revelación de la fiesta del 20 de mayo se suma a los informes noticiosos de otras reuniones de Downing Street, todas tema de investigación. Viene después de una gran cantidad de disimulo, a menudo por parte de ministros designados para defenderlo en la radio. Solo una vez que ITV News recibió el correo electrónico del 20 de mayo, marcado como “Oficial - Sensible” e invitando a unas 100 personas a “tomar algo manteniendo la distancia social” en el jardín del primer ministro llegó la disculpa.

Johnson expresó indignación e incomodidad por un video que mostraba a Allegra Stratton, la ex vocera de Downing Street, riéndose nerviosamente por una fiesta separada durante una conferencia de prensa de práctica. Ella tuvo que renunciar. También perdió a su secretario de salud, Matt Hancock, por romper las reglas.

PUBLICIDAD

El Partygate tampoco es una mancha aislada en su historial. Se descubrió que engañó a su propio asesor de ética sobre la manera en qué financió la remodelación de su piso de Downing Street y perdió a un parlamentario, Owen Paterson , cuyas actividades de cabildeo intentó defender erróneamente. La última agitación se produce en un momento en que muchos parlamentarios se sienten incómodos con la dirección de la política del gobierno, luego de la renuncia del negociador del Brexit de Johnson, David Frost. Es difícil decir dónde se encuentra exactamente el punto de inflexión; pero no puede estar a un millón de millas de distancia.

El informe Gray y cualquier investigación policial, será un gran momento para Johnson. Pero, en última instancia, la supervivencia del primer ministro depende menos de lo que puedan encontrar estas investigaciones que de dos preguntas: si su partido ahora lo considera más una riesgo que una fuente de ingresos y si sienten que hay un reemplazo más convincente.

Tampoco tienen una respuesta clara. Una encuesta realizada por Savanta ComRes mostró que el 66% de los encuestados pensaba que el primer ministro debería renunciar por las últimas acusaciones; eso incluye al 42% de los que votaron por los conservadores en las elecciones de 2019. Una encuesta de YouGov tenía un 56% a favor de la renuncia, frente al 48% en noviembre. Y, sin embargo, las encuestas pueden ser volubles. Los legisladores observarán detenidamente la cantidad y el contenido de las cartas y los correos electrónicos de los electores para tomar la temperatura.

PUBLICIDAD

Desencadenar una contienda por el liderazgo requiere que solo 54 legisladores conservadores (15% del partido parlamentario) envíen cartas a tal efecto. Eso no es mucho y la necesidad de acabar con un líder herido es fuerte en el grupo.

Aún así, también hay ventajas que vienen con el ser oficialismo y se necesitará mucho para derrocar incluso a un líder herido. El llamado voto de nómina, que se utiliza para describir a los parlamentarios que tienen que votar con el gobierno o renunciar a cargos remunerados o no remunerados, incluye a unos 135 legisladores conservadores y otros 17 parlamentarios conservadores que son enviados comerciales. Johnson, se dice a menudo, tiene pocos amigos en su partido. Pero también hay mucho patrocinio que puede repartir, y parlamentarios que no querrán apostar en contra de un político con el historial de Johnson de salirse con la suya.

Pero es la segunda pregunta la que podría dar que pensar a los parlamentarios conservadores: si no es Johnson, ¿entonces quién?

PUBLICIDAD

La respuesta durante la campaña del Brexit fue claramente nadie. Pero con ese divorcio hecho y sus resultados bastante desordenados, ¿los conservadores creen que otro líder tiene más posibilidades de mantenerlos en el cargo en las próximas elecciones generales?

Hay contendientes potenciales, desde el canciller Rishi Sunak hasta la secretaria de Relaciones Exteriores Liz Truss, quienes son populares entre los votantes conservadores de base. Pero Johnson ha rehecho por completo a los conservadores, cambiando su postura sobre el papel del estado y cruzando con éxito las líneas tradicionales de votantes para ganar escaños en el norte del país que había votado por los laboristas durante la mayor parte del siglo pasado. ¿Tienen sus posibles reemplazos el carisma o los instintos políticos para mantener unida a la nueva coalición conservadora y derrotar a un Partido Laborista cada vez más fuerte (aunque todavía mucho más débil)?

Los conservadores que envíen sus cartas tendrían que apostar a que la solución no será peor que el problema. Pueden mirar al abismo y decidir por ahora quedarse con el diablo que conocen.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, es probable que un Johnson más débil signifique más faccionalismo. Las voces que compiten dentro del gabinete y el partido pueden ser algo bueno para la democracia británica o pueden conducir a un estancamiento; tendremos que ver. Pero sin importar el tiempo que tome, ha comenzado una batalla de sucesión.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar